Luego de más de dos años de espera, la Corporación de Desarrollo Social de Buin inaugurará en marzo el primer centro de diálisis público que estará a disposición de cualquier paciente de Fonasa del país.

Se trata de un moderno establecimiento, que cuenta con seis módulos de última generación para efectuar el tratamiento de hemodiálisis a pacientes adultos, que lamentablemente han aumentado en el país producto de los altos índices de diabetes y patologías crónicas que conllevan a la enfermedad renal.

El de Buin será el sexto centro de atención de este tratamiento renal que funciona al alero de una Municipalidad, pero a diferencia de los otros cinco, que se ubican tanto en el norte como en el sur del país, este será el primero ciento por ciento público, o sea, que no se financió con alianzas de capitales privados.

“Estamos muy orgullosos de brindar este servicio, que aliviará no sólo a la comunidad de Buin, sino que a cualquier paciente que derive el sistema de salud público”, comentó Verónica Moreno, enfermera coordinadora del proyecto, que pretende ser un modelo a seguir para otras municipalidades del país.

“Lamentablemente, el número de personas que requieren diálisis en el país crece cada día y centros privados ya no dan abasto, así que nuestro Centro de Diálisis Dr. Sergio España Flores será un alivio que ayudará a descongestionar la red”, agregó Moreno, explicando que el lugar atenderá en tres turnos diarios a partir de las 7.30 horas.

La diálisis es tratamiento GES

Cabe recordar que la diálisis, que es un procedimiento a través del cual se limpia la sangre del paciente de las toxinas, es un tratamiento GES, lo que significa que Fonasa establece un precio fijo, que hoy ronda alrededor de los $70 mil por cada sesión.

Cada paciente requiere tres sesiones a la semana, por lo que el costo al mes bordea el millón de pesos al mes, que no paga la persona, sino el sistema a través de Fonasa.

En el caso de Buin, que es un modelo 100% público y, por ende, no lucra, la idea es doblar los módulos de atención para que en el futuro cercano existan 12 box y se puede atender a un máximo de 72 pacientes, lo que significará una gran ayuda para la zona central, que hoy tiene el sistema público colapsado en cuanto a este costoso tratamiento.