Hasta el liceo Guillermo Labarca A-78, de Quinta Normal, llegaron el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, y la ministra de la Mujer, Antonia Orellana, para comenzar la primera Jornada Hacia una Educación No Sexista.
La actividad, donde los establecimiento educacionales pueden participar en forma voluntaria, se organizó tras las denuncias de acoso y abusos por las que protestaron estudiantes de distintos liceos a inicios de este año.
El objetivo, según el Mineduc, es abrir espacios de diálogo y encuentro e iniciar un proceso de sensibilización ante prácticas sexistas, para fomentar relaciones de igualdad y respeto entre hombres y mujeres, y restaurar las confianzas entre las comunidades educativas.
“Como Ministerio de Educación, y también como Gobierno que se declara feminista, es fundamental instalar estas temáticas y darnos cuenta de que los espacios escolares son los primeros”, detalló el ministro Ávila.
Por su parte, la ministra Orellana apuntó que “lo que hemos hecho como gobierno, bajo el liderazgo del ministro de Educación y todo su equipo, ha sido precisamente decirle a les estudiantes que escuchamos su preocupación, que escuchamos su angustia por las situaciones de violencia que se viven y que estamos disponibles no para acallarlas, sino que para darles todos juntos y juntas las herramientas para que podamos mejorar esas situaciones”. 

¿Quiénes aportan a estas Jornadas?

Estas actividades cuentan con un trabajo de diversas reparticiones públicas. De hecho, los documentos y el material pedagógico para estas jornadas fueron diseñados en una mesa de trabajo integrada por representantes del Ministerio de la Mujer, el Instituto de la Juventud, las tres subsecretarías del Ministerio de Educación (Educación, Educación Parvularia y Educación Superior), la Superintendencia de Educación, la Agencia de Calidad y la Unidad de Currículum y Evaluación.