arrow_downward
Liberman y Lio Messi.
Internacional Internacional

Liberman: "Soy vende patria porque me gusta como juega Cristiano Ronaldo y Messi no se echa Argentina al hombro"

El periodista trasandino salió al paso de aquellos que lo apuntan con el dedo por criticar en exceso a La Pulga y dio largos argumentos, entre ellos la figura de CR7 en Portugal.

escrito por
Diego Jeria

Liberman y Lio Messi.

Liberman y Lio Messi. (Foto: Getty Images y Twitter)

El extrovertido periodista argentino, Martín Liberman, abordó en una larga reflexión la figura de Lionel Messi y los ataques en su contra en redes sociales por ser uno de los más férreos críticos de La Pulga. No en el Barcelona, sino en la selección Argentina.

Messi está muy cerca de dejar el Barcelona en una polémica teleserie que estalló tras la eliminación en Champions y el arribo de Ronald Koeman a la dirección técnica culé. Los hinchas azulgranas están en pie de guerra con la directiva culé.

“Cómo no voy a entender que los que son de Barcelona amen a Messi, si reinventó un club chiquitito. Es verdad. Barcelona era muy grande, opulento, una gran ciudad, un equipo que había tenido grandes jugadores como Maradona y tantísimos más, pero al final un equipo chiquito que no ganaba nunca, que no tenía ninguna Champions antes de Messi. Tenía pocas Ligas. Un equipo que no sobresalía. Cómo no lo van a amar si los puso en un lugar impensado”, dijo Liberman.

Agregó que “no le quito, le doy toda la responsabilidad de llevar al Barcelona a ese lugar. Barcelona es lo que es y está donde está por Messi. Hay un antes y un después de Leo, como hay un Después de Cristo hay un antes y un después de dios Messi para el Barcelona”.

Sigue complementando: “para el catalán hincha del Barcelona claro que lo tiene que adorar y es el máximo ídolo en la historia y no habrá otro igual. Pero a mí no me toca comentar partidos del Barcelona, salvo Champions. Sí me tocó saber cosas que pasaron en el Barcelona que no alcanzaron a ser públicas porque el equipo es una maravilla, gana y no tiene contra. Jugando con los mejores del mundo, claro. Y si le tiras la pared a Xavi, Iniesta, a Ronaldinho, a Eto’o a Zlatan o Neymar, es un poco más fácil. Si Suárez te mete 30 goles por temporada es más fácil”.

De ahí en más el locuaz comunicador se va de lleno en su apreciación de Messi con la Albiceleste: “a mí me toca analizar otra cuestión, generalmente lamentablemente está vinculada a situaciones oscuras de su carrera futbolística. Yo no tengo la culpa que me toque ir a los Mundiales o las Copas América y ver lo que veo: niveles chatos de un jugador bueno que tiene algunos destellos que lo hacen diferente a los demás, pero que no logra destacarse”.

“En la selección argentina fue más grande Caniggia que Messi. Ni hablar Maradona. En la selección argentina Ruggeri, Goycochea, Kempes, Pasarella, Batistuta, Simeone y Redondo son más grandes que Messi. ¿Y eso me convierte en un vende patria?”, expone.

¿Más del Colorado? Va: “lo que hace en el Barcelona provoca que uno diga que está entre los mejores jugadores del fútbol mundial. Yo también pienso eso, claro que sí, pero Messi no es sólo el Barcelona, son 15 años en la selección argentina y considero que es menos que Bertoni, que hizo un gol en la final de la Copa del Mundo. Que es menos que Burruchaga, que le hizo el gol a Alemania. Goycochea nos dio Copas América”.

“¿Soy vende patria? Si yo pago impuestos y tributo en Argentina, no en España. Nací en la Argentina y vivo hace 46 años en Argentina. Vende patria porque me gusta como juega un portugués... ¿Está prohibido decirlo? Fíjate si hay un artículo de la Constitución que diga que estará prohibido elogiar a un futbolista de otra nacionalidad… no lo encuentro”, prosiguió.

Sentencia que “yo creo que Cristiano Ronaldo es tan bueno como Messi y eso no me hace vende patria. Lo demostró en la liga portuguesa, en Inglaterra, Italia, la liga española. Ganó un monto de Champions, Balones de Oro, se adaptó a varios lugares y los compañeros hablan todos bien de él. Ustedes le tienen envidia porque es lindo, mide 1,88, tiene los abdominales marcados, y mil palos en el banco.  No le tengan envidia, disfrútenlo porque está en el ocaso, y a Messi también. Uno cuando va a Portugal se pone su selección al hombro, el otro en Argentina no ha logrado echarse el equipo al hombro”.

Temas

Comentarios


Lee También