Conmoción mundial generó el 12 de junio de 2021 el mediocampista danés Christian Eriksen mientras defendía a su selección ante Finlandia por el Grupo B de la Eurocopa, ya que en el minuto 42 se desplomó después de recibir un pase de un compañero producto de un paro cardiaco.

Exactos ocho meses han pasado desde aquel entonces y pasó de estar prácticamente retirado a tener una nueva oportunidad en el fútbol, ya que se prepara para volver a la canchas de la mano del Brentford en la Premier League. Y bajo ese contexto dialogó con BBC Sports.

El ex compañero de Alexis Sánchez y Arturo Vidal en el Inter de Milán anticipó lo que será su retorno a la actividad, pero también se tomó un tiempo para traer de regreso a su memoria el escalofriante momento en el que casi perdió la vida. “Desaparecí de este mundo durante cinco minutos, hasta que me volvieron los latidos”, señaló.

Sobre los momentos de terror que se vivieron en torno a él en el Parken Stadion, el jugador de 29 años reconoció que “es una experiencia fuera de este mundo, extraña, porque sucedió y yo estaba donde estaba, pero ver dónde estoy ahora es muy extraño”.

Christian Eriksen sufrió un paro cardiaco el 12 de junio de 2021 defendiendo la camiseta de Dinamarca en la Eurocopa 2020. (Foto: Getty)

Y tras eso continuó con el estremecedor relato, explicando que “recuerdo todo menos esos cinco minutos, el saque de banda, el balón que me dio en la rodilla y no sé qué pasó después. Me desperté con gente a mi alrededor y sentí una presión en el pecho, tratando de recuperar el aliento".

"No tenía idea de lo que había sucedido en ese momento, y luego pensé: ‘¿Pasó algo con mis piernas, me rompí la espalda?’”, continuó relatando el ex Tottenham.

“¿Puedo levantar la pierna? Todas estas pequeñas cosas las hacía para ver qué pasaba. Luego, en la ambulancia escuché a alguien decir ‘cuánto tiempo ha estado inconsciente’ y alguien dijo ‘cinco minutos’. Esa fue la primera vez que escuché que me había ido”, añadió.

Después, se tomó un minuto para dar las gracias a quienes le salvaron la vida. “Lo primero es mostrar gratitud a las personas que me rodean. Compañeros de equipo, a los médicos que me atendieron y luego todos los mensajes de la gente que mostraron su apoyo a mí y a mi familia. Fue realmente importante ver a todos estos mensajes”.

Hoy, Eriksen se prepara para volver a jugar al fútbol junto con el Brentford y lo hará con un desfibrilador automático implantable (DAI) que se encargará de controlar su ritmo cardiaco de manera automática, lo que para muchos es un gran riesgo. Sin embargo, reconoce que “no veo ningún riesgo. Tengo un DAI, si algo me pasa sé que puedo estar seguro”.

Al ser consultado por el momento en el que volverá al fútbol, señaló que “llevo poco más de una semana entrenando con el equipo y lleva tiempo ponerse en forma. De momento, cuando el entrenador me vea en forma y quiera contar conmigo, yo acepto. Pero de momento lo estamos tomando al día a día”.

Para cerrar, emocionado confiesa que “va a ser muy especial poder volver a un campo de fútbol y jugar después de siete u ocho meses. Va a ser increíble”, y añade sobre su nivel que “no veo ninguna razón por la que no pudiera volver a mi mejor nivel, si te soy sincero. Ha sido una larga recuperación y aún queda, pero siento que cada vez está más cerca mi vuelta y tengo paciencia para esperar al momento adecuado”.