El lugar que dejó vacante Usain Bolt tras su retiro por fin conoció a su nuevo heredero. Este domingo Marcell Jacobs dio el gran golpe en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y se quedó con la medalla de oro en los 100 metros planos.

El atleta italiano, que naciera en Estados Unidos pero decidiera representar al país de su madre, logró lo que parecía imposible y se instaló en el primer lugar de la carrera, transformándose así en el hombre más rápido del mundo.

Jacobs se llevó la medalla de oro con un tiempo de 9,80 segundos, seguidio del estadounidense Fred Kerley en la plata (9,84) y el canadiense Andre Can de Grasse en el bronce (9,89). Su tiempo le sirve también para batir el récord europeo, que estaba en manos de Francis Obikwelu y Jimmy Vicault con 9,86.

Como si fuera poco, estuvo a nada de superar la marca olímpica del propio Bolt en Londres 2012, pero se quedó a 0,17 de conseguirlo. A eso, se le agrega que es el primer europeo después de Linford Christie en 1992 en quedarse con la victoria en los 100 metros planos.

Tras la salida en falso de Zharnel Hughes en el primer intento, los atletas se soltaron y fueron por todo. Fue ahí que Jacobs tomó la delantera desde el arranque, dando una dura pelea con sus seguidores. Eso sí, nadie lo pudo mover de la primera posición para quedarse así con la medalla de oro.

Revisa la final de los 100 metros planos