El nombre de Daniel Arrieta se instaló en el medio futbolístico chileno, especialmente en Colo Colo, durante estos últimos años. El periodista recibió la responsabilidad de ser el reportero del Cacique en TNT Sports en el 2020, temporada en la cual los albos lucharon por el descenso y en donde generó una especial conexión con los hinchas albos.

En este cuarto año siguiendo los pasos de Colo Colo, Dani Arrieta es casi una institución el Estadio Monumental, donde día a día entrega la información más certera en torno al Cacique, algo que los propios seguidores saben valorar.

“Comencé a reportear a Colo Colo en 2020. Estoy empezando mi cuarto año siguiendo al Cacique para TNT Sports. Es una responsabilidad muy grande, hay muchas personas pendientes de tus informes. En todos los clubes que he reporteado, siempre he buscado entregar noticias certeras, bien investigadas. Para mí es clave ser un periodista creíble. Creo que lo he conseguido con los años”, afirmó Arrieta en charla con RedGol.

¿Qué se siente reportear al equipo más popular de Chile? ¿Hay diferencias respecto a los otros equipos?

En Colo Colo todo tiene una repercusión altísima. Si hay una derrota o un conflicto, la información será difundida por todos lados. Eso no pasa en todos los clubes. Ante este tipo de situaciones, siempre he tratado de ser responsable, respetuoso con los involucrados y así tener todas las versiones posibles antes de salir al aire. Yo no busco incendiar la pantalla con una noticia. Busco informar bien y entender que los jugadores o entrenadores son personas igual que todos. 

¿Qué es lo más difícil de reportear Colo Colo?

Lo más difícil es lidiar con muchas informaciones y rumores que se publican en distintos medios o redes sociales. Hay demasiadas publicaciones dando vueltas en internet. Algunas noticias son reales, otras no. Cuando ocurren estas cosas, hay que tener la mente fría, no apurarse y tener todos los datos chequeados. Toda la información que cuento, trato de verificarla con, al menos, dos personas. Si es un tema delicado, busco más voces.

Reportear Colo Colo automáticamente hace que el cariño de la gente crezca. ¿Lo sientes así?

Es impresionante el cariño de la gente. Me tocó cubrir y estar en la transmisión de todos los partidos de la temporada 2020/2021. Fue la campaña donde Colo Colo se salvó del descenso. Estábamos en plena pandemia, los hinchas no podían ir a los estadios y creo que se identificaron con mi trabajo. Había mucha gente detrás de la pantalla. Agradezco cuando alguien valora mi desempeño y confía en la información que entrego día a día. Uno trabaja para el televidente. Me gusta conversar con las personas en los estadios y saber lo que piensan, es bueno tener ese pulso de los fanáticos. Busco ser un buen periodista, informar al fanático del fútbol, independiente del color de su camiseta.

¿Hay alguna rutina especial que tengas antes de los partidos y salir al aire?

Llevo cinco años en las transmisiones de partidos y siempre sigo la misma rutina. Aunque hoy tengo mayor seguridad y confianza en mi trabajo, no pienso relajarme y sigo preparando los partidos tal como el primer día. Mis jornadas son movidas, por eso, cuando llego del canal, aprovecho las noches durante la semana para trabajar. Primero, hago una ficha de cada jugador, tanto de Colo Colo como del equipo que va a enfrentar. Anoto su edad, estatura, club de formación, debut, títulos, números de lo última temporada y fecha del último gol. En segundo lugar, anoto los datos y estadísticas de cada equipo durante el torneo. A Colo Colo ya lo tengo estudiado, sin embargo, actualizo la información cada semana. Con el equipo rival, soy especialmente aplicado y estudio los detalles de cada jugador. Muchas veces no ocupo ni la mitad de los datos, pero me siento seguro así.

¿Cómo ves al equipo para este 2023? ¿Será tan malo como se cree o el equipo puede mejorar?

Este año será un período de transición para Colo Colo. Los hinchas tenían muchas expectativas con este equipo, principalmente por los logros de la temporada pasada. Sin embargo, este es un plantel nuevo. Se fueron jugadores clave, se fue el goleador, se fueron seleccionados nacionales. Me tocó cubrir la pretemporada en Argentina, y cuando hablaba con las personas fuera de micrófono, todos coincidían que sería difícil el arranque del año. La realidad es que estamos en marzo y al cacique le está costando tener regularidad. No creo que los resultados sean catastróficos, pero al equipo todavía lo veo en formación. Hay refuerzos que llegaron tarde, han existido lesiones impensadas, no han podido repetir formaciones y algunos rendimientos individuales han sido bajos y con errores puntuales. Falta ese funcionamiento colectivo, esos movimientos mecanizados y esa contundencia para llegar al arco rival. Este equipo tiene potencial, pero ahora deben encontrar al once titular y dar el despegue definitivo.