Joaquín Muñoz ha tenido un estupendo 2021, el año con más partidos en Primera División y que lo ratificó como arquero titular en Audax Italiano, donde suma nueve vallas invictas en veinte partidos. "No alcancé a arreglar ese premio en mi contrato", se ríe.

"El arco en cero es algo que uno siempre busca, y no sólo el arquero si no que todo el equipo. Cuando vas ganando por uno o dos goles y quedan diez minutos, sólo esperas que termine para quedar con el arco invicto", reconoce en diálogo con La Redgoleta de Redgol.

Aunque Audax no pudo mantener el tono y lamentó seis goles y dos derrotas en sus últimos dos partidos, Muñoz avisa que "esta semana nos servirá para descansar y seguir trabajando para estar arriba nuevamente, comenzando por el partido con Melipilla".

"Ojalá los audinos sepan que estos dos partidos tuvimos traspiés, pero seguiremos adelante para ir tras los pasos de Colo Colo y los equipos que están arriba. Queremos estar ahí y por qué no ilusionarnos con el campeonato, que creo que hoy no está para nadie", resume.

La gracia de ser titular a los 30
 

Después de contar con arqueros de trayectoria como Johnny Herrera, Alejandro El Oso Sánchez y Nicolás Peric, Audax Italiano optó por darle la número 1 a Joaquín Muñoz, quien tuvo que esperar hasta los treinta años para ratificarse como titular.

"Fue un camino largo, quizás si la oportunidad me llegaba antes no habría tenido la madurez de hoy. Aprendí de arqueros grandes, me entregaron la posibilidad, creo que lo hemos hecho bien y hoy me siento tranquilo y maduro para pelear cosas bonitas", explica el meta.

"Son muy pocos los arqueros que se consolidan a temprana edad. Brayan Cortés, Gabriel Castellón y Zacarías López son las excepciones, y creo que los 25 o 26 años son una buena edad para la regularidad", abunda.

Joaquín Muñoz fue suplente de arqueros consolidados como Johnny Herrera, Alejandro Sánchez y Nicolás Peric

El regreso a Chile de Claudio Bravo
 

Pero si de trayectoria se habla, la imagen del gran Claudio Bravo traspasa generaciones y despierta expectativas. Su regreso al fútbol chileno parece cada vez más próximo y Joaquín Muñoz no quiere perder la oportunidad de pararse frente a él.

"Obvio que sí. Él va a llegar con toda su experiencia, toda su historia, con el nombre que se ha ganado afuera por el fútbol chileno. Creo que es la clase de arquero que todos queremos ser, con esa templanza, esa madurez, esa tranquilidad que te da en todo momento", describe.

Ilusionado, Muñoz cree que "Claudio marcará diferencias por historia y calidad como profesional. Sería lindo verlo ahora, porque no es el mismo que comenzó en Colo Colo. Sería un encanto cambiar camisetas, si llega a Colo Colo o a cualquier equipo chileno", revela.

La imagen de Claudio Bravo está en un altar para los arqueros del Campeonato Nacional

Además, Bravo permitirá que los arqueros chilenos aprendan in situ. "No he tenido la posibilidad de verlo en persona", asume Muñoz, quien destaca la intuición y la potencia de piernas como dos grandes cualidades que muestra, por ejemplo, en los penales.

"Es un arquero que estudia mucho al rival. Tiene esa capacidad por la potencia de piernas, que le da la posibilidad de llegar a lugares más difíciles y esperar hasta el último segundo. También la habilidad de intuir, ahí está la clave", explica el golero audino.

Pero lo primero son las Fiestas Patrias y después el cierre de la temporada: "El cuerpo técnico te condiciona con la medición de grasa, así que hay que cuidarse. No es malo un pipeño para sacarse las ganas, pero uno es profesional y sabe cuáles son los excesos".