De todos los panoramas posible en su regreso al octágono, lo ocurrido este sábado en la estelar del UFC 264 no estaba en los planes de Conor McGregor. El irlandés cayó en su trilogía ante Dustin Poirier luego de sufrir una terrible lesión en una de sus piernas.

Cuando el primer round llegaba a su final, The Notorious intentó apoyarse para lanzar unos puñetazos. En ese momento su tibia no soportó la fuerza y cedió, cayendo a la lona con su extremidad izquierda destrozada.

La situación obligó a que los médicos detuvieran todo y se declarara ganador a Poirier, ante los reclamos de un McGregor que recalcaba que no lo había vencido, sino que fue por un tema mayor. Tras ello, había guardado silencio, hasta ahora.

Casi 24 horas después de haber tenido que salir del octágono de UFC en camilla, el ex doble campeón apareció en redes sociales para hablarle a sus fans y calmar la preocupación. En su cuenta de Twitter, Conor explicó su estado.

"¡Recién salidos de la sala de operaciones, chicos! ¡La cirugía fue excelente! ¡Me siento tremendo!", fueron las primeras palabras del artista marcial, quien tras romperse la tibia debió ser intervenido para su reconstrucción.

Ahora las cosas tomarán otro rumbo, ya que deberá iniciar la rehabilitación y ver si es posible que vuelva a subir a la jaula. Eso sí, el propio McGregor dejó en claro que su ánimo no baja y buscará regresar lo antes posible. "¡6 semanas en muleta y reconstruimos! ¡Vamos!", cerró.