Yorman Zapata todavía tiene espacio para la celebración. El extremo colombiano se adueñó del bombo de Magallanes para llevar el ritmo del festejo del título en el Campeonato Ascenso 2022, que significó el retorno de la Academia a la élite del fútbol chileno luego de 36 años ausente. 

El oriundo de Cali el 1 de enero del 2000 anotó cuatro goles en la campaña del Manojito de Claveles, aunque terminó el certamen como uno de los revulsivos del entrenador, Nicolás Núñez. De todas formas, el rapidísimo atacante tiene una explicación para eso: las 13 tarjetas amarillas y dos rojas que recibió. "El DT me ayudó a tomar decisiones", reconoció el futbolista en una conversación con DirecTV Sports Chile.

Allí repasó, tal como informó RedGol, la posibilidad que tiene Universidad Católica de repescarlo, pues los cruzados se quedaron con el 25 por ciento de su pase luego de una estadía que tuvo Zapata en el equipo juvenil de la UC. "Las inferiores de Católica tienen mucha calidad. Cuando estaba Quinteros, el ayudante me dijo que no me fuera, pero no me podían dar recursos", rememoró el cafetalero. 

Pero tiene en sus planes volver a San Carlos de Apoquindo. O desembarcar en otro equipo grande, según sus palabras. "Me gustaría estar en la UC y Colo Colo, aunque no sé si me quieran llevar. Después de la Copa Chile analizaré las ofertas con mi representante", dijo en alusión a la gran final del certamen que Magallanes disputará ante la Unión Española en el estadio El Teniente de Rancagua.

Eso sí, Yorman Zapata tiene en mente allanar el camino hacia la precordillera o Macul. "Quiero nacionalizarme porque es más fácil que me puedan contratar, pues no ocuparía cupo de extranjero. Sueño con llegar a la selección chilena", sentenció el velocísimo jugador colombiano, quien apunta hacia arriba tras un hito histórico que ayudó a lograr con el Manojito de Claveles.