La recta final del Campeonato Femenino de Primera División se define palo a palo y este sábado uno de los elencos más poderosos puso un pie en la gran final. Santiago Morning fue una visita amarga para Palestino y se llevó un triunfo por 1-3 en la llave de ida.

Las microbuseras han tenido una gran temporada y la ratificaron ante una de las candidatas al título, en un partido apretado y donde demostraron la categoría que las tiene como unas de las mejores en nuestro país.

Ya en la antesala del compromiso se esperaba que las cosas no fueran fáciles y las jugadoras supieron responder a las expectativas, entregando un gran espectáculo. Eso sí, sería la visita la que se encargaría de abrir el marcador para propinar la primera estocada a las locales.

Todo ocurrió en el minuto 26' cuando un tiro libre no exento de polémica fue a parar a la mano de Verónica Riquelme. La jueza no dudó en sancionar la pena máxima, la que más tarde transformaría en gol Karen Araya engañando a la arquera Valeria Rojas con un remate al lado derecho de la portería.

El gol dolió en las árabes, que pese al resultado en contra nunca dejaron de luchar. Y fue a los 34' que encontraron la igualdad gracias a Ivette Olivares, que sacó un remate desde el límite del área que dejó sin opciones a la arquera Gabriela Borquez, que se estiró todo lo que pudo pero no logró contener.

 

Respuesta bohemia y una nueva final en el horizonte

Con el empate en el primer tiempo las cosas pudieron estar para cualquiera de los dos elencos, pero fue Santiago Morning el que se hizo respetar. En los 64' de partido Su Helen Galaz dijo presente en el marcador luego de que un balón le quedara servido frente al arco.

El 1-2 se quedó pegado en el marcador y permitió que las árabes fueran por la hazaña. Sin embargo, cuando el encuentro entraba en los descuentos y el reloj marcaba los 91' minutos de juego, Rosario Balmaceda aprovechó un centro perfecto desde la banda izquierda de la cancha y metió un cabezazo letal para el 1-3 que sentenció el compromiso.

Santiago Morning da el primer golpe y pone un pie en la final del Campeonato Femenino de Primera División. Eso sí, ahora deberá defender el resultado y su opción de clasificar ante un Palestino que pese a caer, no dejará de dar la pelea. La llave, pese a todo, sigue ahí. Y el sueño también.