La selección chilena va armando el nuevo proceso al mando de Eduardo Berizzo, quien entregó la nómina para los amistosos contra Marruecos y Qatar, donde fue citado Víctor Felipe Méndez del CSKA de Moscú.

Desde Rusia, en conversación con Deportes en Agricultura, el jugador se mostró feliz por un nuevo llamado al equipo de todos.

"La verdad que muy contento. Obviamente creo que a cualquier jugador que le toca ir a la selección siempre es un orgullo y para mi no es la excepción. Trabajo y me entreno en el día a día para estar ahí", comentó.

En ese sentido, Méndez vuelve aparecer en un listado para trabajar con Berizzo, después de la gira por Asia que marcó el inicio del proceso.

"Leí hace unas semanas lo que dijo Francis (Cagigao), el director deportivo, que dijo que Berizzo le iba a entregar mucho a la selección y comparto mucho con él. He estado en  una oportunidad, pero se trabaja de gran manera con entrenamientos de exigencia, eso te va llevar a conseguir grandes cosas, por los logros que necesita la selección y competir en todos los partidos que se jueguen. Es lo único que te lleva a conseguir el éxito", detalla Méndez.

Por lo mismo, asegura que se esfuerza mucho en su equipo en Rusia para poder seguir teniendo estas oportunidades de representar al país.

"Fue un trabajo muy largo, siento que cuando estuve en Unión me entrenaba siempre al cien,  en los partidos trataba de hacerlo de la mejor manera para poder tener esta oportunidad. El hecho de venir acá, lo conversaba con mi representante, que un jugador de la liga chilena se adapte y juegue como lo hago es complicado, por eso estoy contento pero debo seguir trabajando mucho más. Quiero seguir estando en la selección, es algo que a cualquier jugador le gustaría, tengo la oportunidad y quiero aprovecharla", enfatiza.

 

 

El idioma

 

Poco a poco Méndez se ha ido adaptando en Rusia, con una cultura totalmente diferente, en una zona muy apasionada.

"Creo que el club acá en el país es super grande, tiene una hinchada tremenda que siempre está apoyando y creo que lo único que complica es la situación en la que se encuentra el club que no puede participar de copas internacionales. Pero, la verdad que, cuando se me presentó la oportunidad, la analicé junto a mi familia, y tomé la determinación de poder venir y creo que fue correcta. El nivel que se juega quizás en Chile no se sabe mucho, pero para mi creo que se juega a un buen nivel", analizó.

Si bien dice que no existe peligro por la guerra, aunque en algunas ocasiones solo pueden hacer viajes por tierra para evitar andar en avión, destaca que el idioma ha sido una gran barrera.

"El tema del idioma, por suerte tenemos un traductor que dice lo que quiere el entrenador de nosotros y hay dos o tres sudamericanos y se hace más fácil", finaliza.