Los números no andan para Rafael Dudamel. Un triunfo, cuatro empates y una derrota son el balance de los seis partidos del venezolano como entrenador de una Universidad de Chile que no logra espantar los fantasmas del descenso en el Campeonato Nacional.

Recordemos que al término de la temporada perderán la categoría de manera directa los colistas de la tabla general y la tabla ponderada, mientras el tercer relegado se definirá con un partido entre los equipos que terminen penúltimos en ambas clasificaciones.

Esto puede traer consecuencias para la U: si Iquique desciende por la tabla general, hará correr la lista en la tabla ponderada y Los Azules tendrían que jugar la final por la permanencia, con el consecuente riesgo de descenso.

Actualmente, Los Azules están en el decimosexto puesto de los promedios, seis puntos bajo el decimoquinto (Everton) y nueve o diez por encima de los colistas, Iquique y Universidad de Concepción. Pero el riesgo se mantiene ante la mala campaña de los Dragones.

Y puede darse una singularidad aún mayor. En caso de que se entregue el cupo a Copa Libertadores que corresponde al campeón de Copa Chile, al cuarto lugar del Campeonato Nacional; Universidad de Chile puede alcanzar un boleto internacional.

Actualmente, el elenco de Dudamel está sexto, sólo cuatro puntos por debajo de Antofagasta en la tabla general, por lo que un par de buenos resultados de manera ligada puede catapultarlo al torneo de clubes más importante del continente.

 

 

Esto podría originar una situación curiosísima: que Los Azules caigan a Primera B, pero igual representen a Chile en la Libertadores, situación que ya vivió Santiago Wanderers en 2018, cuando jugó en el Ascenso y en Copa Libertadores de manera simultánea.

Universidad de Chile volverá a la cancha el próximo domingo, cuando reciba a Universidad de Concepción en el Estadio Nacional por la 27ª fecha del torneo de Primera División. El duelo está programado para las 19:15 horas.