Uno de los sueños de los hinchas de Universidad de Chile es que las glorias que ganaron hace una década la Copa Sudamericana vuelvan a desembarcar en el Romántico Viajero. Los azules esperan con brazos abiertos a Marcelo Díaz, Charles Aránguiz y Eduardo Vargas.

Pero el delantero y goleador del único título internacional de la historia del cuadro universitario ha dilatado su regreso y actualmente mantiene la forma en Atlético Mineiro, uno de los equipos poderosos de Brasil y cuartofinalista de la presente Copa Libertadores.

A los 31 años, Turboman reconoce que tuvo que alterar sus rutinas para extender la carrera y "ser un aporte" cuando le toque volver a la U. "Claro que me gustaría. La gente sabe que quiero volver a jugar algún día en la U", sentencia en conversación con LUN.

El tema es el cuándo. "Eso lo veremos con el tiempo. Por eso fue que cambié mi forma de alimentarme y mi entrenamiento, para ser un aporte si me toca volver a la U", explica el autor de 31 goles en 78 partidos con la camiseta azul.

Pero no fue la única reflexión de Vargas, ya que también se refirió al aspecto colectivo de la selección chilena que se generó a partir de la última Copa América, marcada por los Lives de Instagram que protagonizaron los jugadores.

"Fue una buena experiencia donde la pasamos súper bien. Había que matar el aburrimiento y fue divertido. Eran distintos formatos, el Huaso Isla con Bravo por un lado y nosotros con Vidal y Gary éramos más de leseo", reconoce.

El abrazo entre Vidal y Bravo fue otro momento cumbre. "Me puse contento cuando hablaron y aclararon las cosas. Conversaron como tiene que ser, como adultos. Lo bueno es que no quedaron rencores y eso es otro aspecto positivo que nos dejó la Copa", concluye.

Vargas cumplirá dos semanas alejado de las canchas por el contagio de covid. Atlético Mineiro eliminó a Boca Juniors de la Copa Libertadores y ahora enfrentará a River Plate, mientras está a la vanguardia en el Brasileirao y la Copa de Brasil.