Universidad de Chile vive otro papelón de la mano de Rafael Dudamel. Los azules ganaban sin mostrar un buen juego en la cancha, pero terminaron cediendo los espacios para la remontada 2-1 de Audax Italiano en el Campeonato Nacional.

El cuadro estudiantil no levanta la cabeza de la mano del venezolano, que sigue haciendo méritos para salir del club. Un rendimiento que no tiene contento ni a los hinchas ni a los propios jugadores, tal como lo dejó claro Ángelo Henríquez.

El delantero habló con TNT Sports tras el final del encuentro y aseguró que "es triste perder un partido que era importantísimo para meternos arriba, en la parte alta. La sensación no es buena. Hay que trabajar muchas cosas, no tuvimos la calma en momentos donde debimos mantenerla".

Henríquez no se quedó ahí y lanzó una dura autocrítica. "Tenemos que tener más sorpresa en el ataque, más movilidad, mantener la pelota cuando el partido está tenso, cuando está de ataque a defensa mantener la calma. Es lo principal, nos faltó bastante en este partido".

Por otro lado, el artillero lamentó la segunda caída al hilo. "No veníamos mal, veníamos bien a pesar de la derrota del partido pasado. Se venía trabajando bien, pero bueno, esta derrota nos golpea fuerte".

Y no solo eso, ya que llamó a reaccionar al plantel azul. "Hay que levantar la cabeza, pensar en positivo y a salir el próximo partido mucho mejor que ahora, con mejor actitud. Todos los fines de semana se juega y hay que dar vuelta la página rápido".

Finalmente aseguró que los problemas físicos quedaron en el olvido y está listo para volver a la titularidad. "La lesión quedó atrás, no hay molestias, estoy a disposición para todos los partidos".