El tenis es uno de los deportes más estructurados, porque en contadas ocasiones se toman medidas que cambian el devenir de la actividad, pero este miércoles hubo una gran noticia al respecto.

Luego de largas reuniones, los cuatro Grand Slams de la temporada: el Abierto de Australia, Roland Garros, Wimbledon y el US Open, por fin se pusieron de acuerdo de la forma en que se van a definir los partidos a cinco sets.

Antes de esta medida la situación estaba así: en Oceanía había un tie break de siete puntos (siempre con diferencia de dos) cuando los dos jugadores estaban igualados 6-6; Roland Garros seguía "a la antigua" con set largo y ventaja de dos juegos para el ganador; Wimbledon inventó un desempate cuando estuvieran 12-12 con un tie break de siete; mientras que el US Open tenía un tie break normal a la paridad en 6-6.

Ahora la situación va a ser la siguiente: si dos jugadores llegan al quinto set empatados 6-6 se jugará un tie break al mejor de 10 puntos, una especie de súper tie break.

Los major se pusieron de acuerdo y dijeron oficialmente que lo hacen para "dar una mayor consistencia en las reglas de este deporte y mejorar la experiencia de los jugadores y de los aficionados".

Esta normal empieza en forma de prueba a partir del próximo Roland Garros, en los eventos individuales, de dobles, de silla de ruedas y júnior, además de en las fases clasificatorias.