Llega el gran día y todo Chile se pondrá los guantes frente a la TV. Este sábado, desde las 13:00 horas, se disputará la gran final de la UEFA Women’s Champions League, que en esta edición enfrentará a dos colosos del fútbol femenino europeo. Barcelona y Lyon, el equipo de la mejor arquera del mundo, la chilena Christiane Endler, se verán las caras en el lujosísimo Allianz Stadium de Turín.

La velada en el estadio de la Juventus será histórica por donde se la mire, en particular por la presencia de Tiane Endler, por primera vez, en una final internacional del fútbol europeo a nivel de clubes, diez años después de custodiar el arco de Colo Colo rumbo al título de la Copa Libertadores.

Tiane será la primera chilena en disputar el título de la Champions, pero su mérito puede ser aún mayor. Si el conjunto francés derrota a las catalanas, que son amplias favoritas para quedarse con la corona, Endler se convertirá en la primera representante del fútbol chileno, hombre o mujer, que ingresa a la cancha y se queda con la codiciada "orejona".

Es que la leyenda de la Champions no cuenta finales felices para los nacionales. El primero que tuvo la chance fue Marcelo Salas, aunque no estuvo en la cancha de Old Trafford donde Juventus perdió por penales ante AC Milan en 2003.

Cuatro años más tarde fue el turno de Mark González, que hacía camino en el Liverpool de Rafa Benítez. Pero el español no citó a Speedy, que vio en la tribuna del estadio Olímpico de Estambul como nuevamente el Milan se quedaba con la copa con una hazaña: remontó una desventaja de 0-3 y se impuso nuevamente en disparos desde el punto penal.

La edición 2015 es quizás la más recordada por los chilenos, porque se enfrentaron Claudio Bravo y Arturo Vidal, Barcelona y Juventus, con victoria catalana sin apelación (3-1). El King hizo lo que pudo ante Neymar, Luis Suárez y Lionel Messi, mientras Marc-André ter Stegen se quedó con la titularidad en la puerta.

El problema está en que la UEFA no reconoce a Bravo como campeón de esa Champions, debido a que no sumó minutos en la campaña, una sentencia polémica que ratifica el duro trance que ha significado la Liga de Campeones para los futbolistas chilenos.

Y llegó el 2015 con la Juventus de Arturo Vidal y el Barcelona de Claudio Bravo frente a frente en la final. Un chileno sería campeón y los azulgranas levantaron La Orejona. Vidal jugó el duelo en los italianos y Bravo lo vio desde la banca en los catalanes. El detalle es que el arquero titular de los azulgranas fue Marc-André ter Stegen y Bravo no sumó minutos en la campaña. Dentro de su lógica, la UEFA no le reconoce el título europeo al meta de la Roja.

¿Una más? Desde la banca, Fernando Riera no pudo guiar al Benfica al título de la Copa de Europa en la final de 1963 ante -nuevamente- el Milan de Italia. Peor aún: fue el inicio de la maldición de Béla Guttman, el técnico que había salido del conjunto portugués y dijo que en cien años el equipo de las Águilas no volvería a ganar una final.

 

La gran oportunidad de Christiane Endler
 

Pero la carrera de Christiane Endler no sabe de maldiciones. La arquera nacional ha cumplido cada uno de sus objetivos y fue rompiendo todas las barreras. Fue mundialista Sub 20 y absoluta. Además participó en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, ganó la Copa Libertadores Femenina y el premio The Best a la mejor arquera del mundo.

A los 30 años, la arquera chilena está preparada para ir por la gloria que se le negó a todos los futbolistas chilenos. Y aunque el Barcelona cuenta con el favoritismo en las apuestas, Lyon quiere espera mostrar su chapa internacional, que lo lo lleva a ser el máximo ganador de la Women’s Champions League, con siete títulos.