Chile uno a uno: los mejores de todos los tiempos

Esta generación ganó la Copa América en Chile. La ANFP se cayó a pedazos, estaba en el piso, no había DT, llegó Juan Antonio Pizzi a poco de un partido de Clasificatorias, comenzó con muchas dudas y terminó quedándose igual con la edición centenaria de este trofeo. No hay con qué darles a estos muchachos, los que más gloria han entregado. 

Claudio Bravo: Qué se puede decir. Higuaín falla el mano a mano en gran medida por su achique preciso, sin desesperarse. Y la tapada al Kun Agüero en el alargue era imposible, quizás la mejor de su carrera y en qué momento. Justo en un momento complicado personal y tras partir mal. Qué manera de reverdecer laureles. ¿Algo más? Sí, tapó un penal, como suele prometerle a sus compañeros en este tipo de definiciones.

Mauricio Isla: Tras un primer tiempo contenido, con la expulsión de Rojo se animó a pasar más en ofensiva, conectando en un par de ocasiones pero sin descuidar su lado, por donde iba a aparecer un Di María que no lució.

Gary Medel: Cometió un error absolutamente impropio de él, quizás el más notorio de su carrera con la Roja para dejar solo a Higuaín. Pero bueno, los cracks también yerran y, lejos de quedarse abatido, se jugó la vida y se pudo hacer daño contra el poste. De ahí en más, firme, preciso, rápido para el anticipo.

Gonzalo Jara: Tras un discreto primer tiempo, donde erró mucho ante la presión de Argentina, se afirmó y pudo cumplir cuando la Albiceleste fue más calculadora tras la expulsión de Rojo. Comenzó muy discutido, pero terminó cumpliendo.

Jean Beausejour: Sólido, contundente. Mercado no pasó nunca y le tocó el lado desde donde Messi iniciaba la diagonal. Más de una le ganó, es el mejor del mundo, pero mostró aplomo total. Pura categoría su penal.

Charles Aránguiz: Siete meses estuvo parado y se demoró 10 partidos en transformarse, una vez más, en un monstruo del mediocampo. Qué hablar de su penal, habitual en él. Y en el partido, se desgastó muchísimo de un lado a otro para suplir al expulsado Díaz.

Marcelo Díaz: Su partido más bajo en la selección. Errático en la salida, cometió reiterados errores y en dos jugadas, Lionel Messi lo sacó del partido llevándoselo con total facilidad y propiciando dos tarjetas amarillas ajustadas a reglamento.

Arturo Vidal: El mejor de la cancha y, seguramente, del torneo. Despliegue bestial, le tocó relevar en el centro del mediocampo a Díaz apoyado constantemente por Aránguiz, le quitó al menos cinco balones a Messi antes de que la Pulga arrancara en velocidad. Nadie esperaba que fallara pero qué importa a estas alturas.

José Pedro Fuenzalida: Voluntarioso. Si bien no fue tan incisivo en ofensiva como ante Colombia y México, se mostró muy colaborativo para aportar cuando fue expulsado Díaz, pasando a la línea de volantes. Salió extenuado. Una apuesta de Pizzi que rindió frutos con creces.

Eduardo Vargas: Desasistido totalmente en el primer tiempo, pero en el segundo se reveló y consiguió hilvanar con sus compañeros, demostrando entrega y fondo físico cuando las piernas no daban.

Alexis Sánchez: Mercado lo partió a los 10 minutos con un patadón y le siguió pegando todo el partido. Tanto que le dejó un tobillo para la miseria. ¿Se amilanó? No, siguió batallando, hasta tuvo un gol y participó en contras. Sólo salió porque con suerte podía caminar. Ejemplo de entrega y garra, no se duerme en su calidad de referente y corre hasta que no puede más, aunque las cosas le salgan bien, mal o más o menos.

(79') Edson Puch: Entró para intentar desnivelar pero le tocó trabajar más en lo defensivo, en lo que venía haciendo el Chapa Fuenzalida. Y no desentonó con la temperatura del partido. Otro hallazgo de Pizzi.

(102') Francisco Silva: Cumplió en la final en Santiago y cumplió en la final en Nueva Jersey. No sólo con juego, sino que ahora con un penal que pasará a la historia. Lo llaman y ahí está, respondiendo en grandes ocasiones.

(108') Nicolás Castillo: Casi gana una contra notable pero Romero se anticipó de manera brillante. Mucho más no le llegó, pero igual le tocó patear un penal clave y le destruyó el arco a Chiquito, como suele hacerlo pero ahora bajo un contexto de mucha mayor presión. Bien.

DT Juan Antonio Pizzi: Asumió cuando la ANFP estaba en el suelo, con dudas, perdiendo con Argentina, camino a la Copa América Centenario perdió amistosos, arrancó cayendo con la Albiceleste, ganándole apenas a Bolivia y hasta con voces que cuestionaban su continuidad. Pero no perdió la compostura, le dio su sello al equipo que no perdió la esencia pese a ya no estar bajo la dinámica del “vértigo desmedido” y logró el título. Muy inteligente y cauto con la expulsión de Díaz para mandar a Vidal al medio. Ahí se tomó mejor a Messi. Además, bajó a Fuenzalida a la zona de volantes cuando la tentación llamaba a hacer un cambio de inmediato. Pero no, se mantuvo tranquilo y movió las piezas de una forma que permitió a la Roja mantenerse con vida hasta la expulsión de Rojo, que le dio otro aire. Ahora a trabajar para la Confederaciones, un nuevo Mundial y seguir haciendo historia con un espaldarazo inmejorable.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo