El sábado, cuando Universidad de Chile regresó desde Curicó consolidando su sexto partido sin saber de triunfos en el Campeonato Nacional, un grupo de hinchas llegó hasta el Centro Deportivo Azul para esperar a toda la delegación y tener una conversación por el mal momento.

En algo inusual, el grupo de hinchas pudo conversar con los jugadores, el cuerpo técnico de Diego López, además del director deportivo, Manuel Mayo, en una situación que tuvo que explicar el entrenador uruguayo.

"No lo tomamos como apriete, fueron hinchas que vinieron y quisieron hablar con el plantel y creo que fue algo bueno. Dije que si era civilizado estaba bien, fue una charla positiva. No marca precedente, así que lo veo bien hablar y escuchar al hincha. No fue un apriete, fue algo que se habló entre personas y creo que para mí fue algo bueno porque creo que estábamos todos juntos, fue lo que más me gustó. El plantel , director deportivo, estuvimos hablando, no pasó nada grave. Hablamos dentro del CDA, fue algo bueno escuchar. El hincha tiene que ser parte y si es de esta forma está bien", detalló López.

La situación mete ruido, porque se da justo cuando la U está en un mal momento futbolístico e institucional, donde la charla se dio dentro del lugar de entrenamiento, aunque el entrenador le bajó gravedad al asunto.

"Se tiene que escuchar al hincha, en el momento que no haya violencia. No sé qué escucharon ustedes, no vi agresiones ni entradas bruscas. Entraron, se habló y no pasó nada malo. No sé por qué dicen que se crea un precedente. Se escuchó a la gente. No pasó nada. No sé qué les dijeron", enfatiza el entrenador.

Eso sí, no quiso referirse a cómo se tomaron todos los jugadores esta situación, donde hay algunos más criticados por sus rendimientos, que se llevan toda la crítica del mal momento.

"Eso hay que preguntar a los jugadores, yo doy mi respuesta. No puedo hablar por los demás. Si lo entienden no me pregunten. Por los jugadores no puedo responder. Yo respondo eso y más de ahí no puedo decir. Cuando venga un jugador se lo preguntas y te lo dirá él. No estuvo mal hablar con los hinchas, nosotros paramos el bus y entraron, pero no hubo problemas", finaliza.