Frente a la urgencia de delanteros, ¿cómo debe formar la U con un plantel tan desproporcionado?

Los azules cuentan con un mediocampo dotado de muchísimos nombres, aunque no ocurre lo mismo en la ofensiva que está muy al debe y en palabras del propio Beccacece necesita dos nombres más. La defensa está cubierta y se anuncia línea de tres zagueros.

La Universidad de Chile inició su octava semana de trabajo de pretemporada y tras cuatro amistosos, comienzan las dudas para la conformación del 11 titular que planea utilizar Sebastián Beccacece en el Apertura.

Una posible paralización del inicio del campeonato, pese a los costos que esto significa para todo el mundo del fútbol, sería algo beneficioso para Beccacece y los tiempos que tiene antes del debut oficial, debido a la urgencia que tiene de reforzar la delantera del equipo.

El propio DT, después del empate frente a Estudiantes, reconoció que le urgen dos delanteros y que recién ahí podría completar el plantel. Esta necesidad llegó tras la hecatombe que vivió la U tras el semestre anterior, donde se fueron, se descartaron o se lesionaron de gravedad, siete delanteros.

Canales finalizó su vínculo, Rubio terminó su préstamo, Pinilla fue enviado a préstamo por mal portado, Gutiérrez y Castro terminaron su contrato, Benegas no fue considerado y Ubilla se lesionó y estará fuera hasta bien avanzado el torneo. Había terminado contrato, pero se le extendió para que pudiera recuperarse en el club.

Para compensar esto llegó la Gata Fernández –aún en veremos una posible suspensión por doping- y Felipe Mora que se proyecta como la estrella de la U en el torneo. Sin embargo, sólo son acompañados por juveniles con escaso juego en primera: Miranda, Inostroza, Lobos y Taiva no superan los 21 años.

Entonces, Beccacece exigió en conferencia dos delanteros más para el torneo, aunque mientras debe rearmar el equipo e incluso probar una línea de tres defensores como contra Estudiantes, dejando a Monzón y Rodríguez como los laterales.

La noche del sábado la U formó con : Herrera; Jara, Contreras, Vilches; Rodríguez, Schultz, Yerko Leiva, Carmona, Monzón; Fernández y Mora.

Sin embargo, esta formación le permite ocupar a la U un volante menos que si jugara con cuatro en el fondo y eso dejará aún más mediocampistas del plantel en la banca o incluso fuera de la convocatoria.

El sábado ingresaron Lorenzetti, Maturana, Juan Leiva y Martínez como suplentes. Salvo el Chinito que podría partir a Palestino, los otros se proyectan como regulares. También está Lorenzo Reyes que viene a ser titular, Rodrigo Ureña, Bryan Cortés y Fabián Carmona, que tienen claras opciones de jugar en la mitad. Yerko Leiva es sin dudas el que más ha destacado en lo que va de pretemporada y ser sub 20 aumenta sus opciones.

Ante esto, la pregunta de Beccacece es si jugará con tres en la zaga, considerando que tras la partida de Corujo sólo tiene a Monzón y Rodríguez como claros especialistas por las bandas y cuatro centrales disponibles: Jara, Contreras, Vilches y Ramírez , para cumplir en el centro de la zaga; o parará a cuatro en el fondo, tal como lo hizo el torneo anterior.

Poner cuatro en el fondo sería algo así: Herrera; Rodríguez, Jara, Vilches y Monzón; Schultz, Reyes, Lorenzetti y Y. Leiva (o Maturana, o Carmona, o Cortés, o Ureña, o Martínez) y Fernández y Mora.

Sin embargo, mientras la U no traiga esos dos delanteros que le urgen a Beccacece, se podría modificar el equipo hasta jugar con un centrodelantero en solitario acompañado de aún más volantes –Maturana cobra importancia aquí-, aprovechando la alta cantidad de nombres que tiene disponible.

Mientras se define cómo jugará la U, es que el próximo sábado se celebrará la Noche Azul en el Nacional frente a Peñarol de Uruguay, partido que eleva el nivel de exigencia. En frente estará uno que se fue peleado con Beccacece: Guzmán Pereira. Todo a una semana del supuesto debut oficial de los azules en el Apertura, que el paro amenaza con posponer.

Foto: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo