La selección chilena estuvo cerca ante Brasil pero no bastó y cayó 1-0 en las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022, quedando muy cuesta arriba en las posibilidades de clasificar a la máxima cita al demostrar que hay un gran problema en el sector ofensivo.

Con Ecuador y Colombia en el panorama, el optimismo es poco para Juan Cristóbal Guarello, quien siente que el cupo está muy lejos. "Si Chile gana dos partidos, se mete. Pero no los gana nunca. Que Dios nos ayude, en una de esas viene un rebote o un rajazo y el equipo avanza. El equipo se defiende bien, tiene personalidad, no se achica, tiene oficio, pero no tiene gol", dijo en Los Tenores de Radio ADN.

Las complicaciones en ofensivas le quitan esperanzas al periodista. "Pasó lo que tenía que pasar, porque no tenemos gol. Tan poco, que el pequeño renacer de Iván Morales lo pone de titular en la selección. Eso te dice muchas cosas. Si hubiéramos tenido a Brereton, Chile juega distinto porque él se mueve distinto en el área. Tiene más físico y gana por arriba, cosa que Morales no tiene", puntualizó.

"No hay con qué reemplazar. Ayer jugaste con un nueve que hace cinco meses no figuraba y que por la escasez que hay, tienes que ponerlo. No es culpa de Morales. Después pones al mago Jiménez, que vino a jugar a Chile porque le gusta echar la talla, pero con dos centrales de Champions, no tiene. No te puedes dar el lujo de prescindir de ningún jugador. Estamos hasta el loly. El segundo tiempo, Chile no tuvo capacidad de meter bien los centros. Vidal cobra los boletos, es malabarista. ¿Por qué no está Mora? Hay algo ahí", añadió.

Guarello fue enfático por el penal que no le pitaron a la selección chilena ante Brasil. "Es loco que la cámara de atrás la hayan usado cuando Vidal ya estaba en el suelo. No puede decir que se tira primero, porque la cámara lo desmiente. Vidal cae luego del contacto y además Casemiro cae arriba de él. Iba con un impulso que pierde el equilibrio. Es un penal discutible, por lo menos mírala. Gánate la plata mirando. Habían tantas ganas de que no fuera, que se pusieron a gritar", manifestó.