Marco Antonio Figueroa juega esta noche un partido crucial en su carrera. El técnico chileno dirige a la selección de Nicaragua y ha sorprendido gratamente en la Nations League, al punto que hoy puede dejar en el camino a uno de los favoritos. La Azul y Blanco necesita un empate en su visita a Trinidad y Tobago para dar un golpe histórico en la Concacaf.

"Preparamos un grupo de jóvenes para esta instancia. Tuvimos dos giras, a Europa con partidos importantes ante Qatar, Ghana y Surinam, y a Estados Unidos para jugar Guatemala y El Salvador. Terminamos en un nivel muy alto, pero después hubo vacaciones, pretemporadas, y cuesta meter a los jugadores en el ritmo que uno quiere", explica en diálogo con Redgol.

Sin embargo, la ilusión no tiene límites, toda vez que un empate en el estadio Dwight Yorke de Puerto España permitirá que Nicaragua gane el Grupo C y consiga el ascenso a la división mayor de la Nations League, el boleto a la Copa Oro y los pasajes a la disputa de la clasificatoria para la Copa América 2024. 

"Estamos conscientes de que es la oportunidad de Nicaragaua para hacer historia", asume el técnico nacional, que tiene a favor las ausencias de las dos grandes lumbreras de los caribeños, Levi García y Kevin Molina. "Trinidad y Tobago es el favorito y hay que ver si podemos clasificar al Grupo A. Nosotros daremos el 200 por ciento", adelanta.

Pero MAF siempre mira de reojo el fútbol chileno. Incluso, reconoce que el gol de arco a arco que sufrió Colo Colo ante Cobresal ha sido tema por allá.  "Me sorprendió la posición de Brayan Cortés. Lo discutimos en la cena de la selección porque todos saben que en la altura la pelota bota más rápido y le faltó más experiencia", explica.

La preocupación del Fantasma está en la renovación de valores en Chile, y se detiene en Darío Osorio. "Si el técnico tiene un diamante en bruto en el plantel, lo primero es dejarlo jugar y devolverle la confianza. No hablo de sobarle el lomo, sino conocer más a fondo al jugador, si tiene problemas en su casa, cosas así", reflexiona el ex DT de Universidad de Chile.

En ese sentido, Figueroa tiene una teoría: "Cuando los resultados son a favor, la responsabilidad es un 80 por ciento del jugador y un 20 del técnico. Pero en la derrota es al reves, hay un 80 por ciento de responsabilidad del técnico. En Chile hay muchos jugadores que se pierden porque hay que tener técnicos que sepan y dediquen tiempo a los talentos".

MAF recuerda su labor. "Me da mucha alegría cuando me llaman los jugadores que hice debutar en Everton, Cobreloa, Universidad Católica u O'Higgins, por la importancia que tuvimos en sus crecimientos. Y los técnicos tienen que tener la capacidad para lograr un rendimiento mayor de sus jugadores".

Por eso pide enfocar el esfuerzo. "No hay que ir con Osorio, hay que ir con los técnicos. No es 100 por ciento responsabilidad de ellos. Son jóvenes y se vuelan. En Chile lo primero es el tatuaje, el corte de pelo y el auto. Ellos no se fijan en otras cosas", sentencia.

"La selección tene que llevar gente que no se conozca"
 

Marco Antonio Figueroa también se refiere a la selección chilena, aunque dice que nunca le ha gustado hablar mucho del tema, porque "se presta para malas interpretaciones. Pero creo que muchas cosas se han hecho mal en Chile, y la principal es la elección de los técnicos, porque se basa en Bielsa y Sampaoli y no en lo que tiene Chile ahora".

"Ya no es la Generación Dorada, quedan cuatro jugadores, como Bravo, Medel, Vidal y Alexis... pero quiénes están detrás de ellos... No importa perder un partido amistoso, si lo disputas con lo que te va a servir en las Eliminatorias. No puedes jugar con los mismos si ya los conoces. Tienes que llevar a gente que no conozcas y gente que como técnico creas que te llevará más allá del nivel", sentencia el estratega.

Finalmente, el Fantasma eleva su molestia: "Por eso estoy en contra de la elección de los técnicos, porque se basa mucho en la herencia de Bielsa y vamos a terminar llevando a su chofer. Primero llevan a uno tipo Bielsa y después a Rueda que es totalmente distinto, y ahora a Berizzo que es totalmente distinto también. No hay una línea sobre lo que quieren hacer para el fútbol chileno. Por eso se han equivocado tantas veces", concluye.