El partido entre Olympique de Marsella y Olympique de Lyon, válido por la fecha 10 de la Ligue 1, se tuvo que suspender producto de serios incidentes. En la previa del encuentro, hinchas apedrearon el bus que trasladaba al cuerpo técnico y plantel del Lyon, e hirieron de manera grave al entrenador.

Fabio Grosso, técnico del OL, terminó con la cara ensangrentada tras el ataque. Fragmentos de los vidrios del bus produjeron cortes en el rostro del entrenador, quien tuvo que ser atendido de emergencia en la enfermería del Vélodrome. Su asistente tuvo la misma mala suerte.

El medio L’Equipe publicó una fotografía que mostraba las serias heridas de Grosso, pero el partido aún no estaba suspendido en ese entonces. Luego de que los médicos atendieran al DT, el Lyon se comunicó con el árbitro del partido para pedir que este no se llevara a cabo.

Francois Letexier, juez del encuentro, confirmó la suspensión en una conferencia de prensa. “Hemos tenido una reunión de crisis para escuchar las opiniones de las distintas partes involucradas, en particular después de los informes de las lesiones sufridas por varios miembros del personal del Lyon”, informó.

“En el momento de la reunión, se observó que Lyon no quería que el partido se jugara. También aplicamos el protocolo correspondiente que establece que cuando un jugador se lesiona y su participación se ve empañada por esa agresión física, por motivos físicos o psicológicos, el partido no debe disputarse”, continuó.

“Se tomó la decisión de no iniciar el partido no sólo por la decisión del Lyon, sino también por el protocolo de la Liga Francesa de Fútbol Profesional. El partido no se jugará. La decisión ya se ha tomado. Lo que suceda a continuación serán los informes que se enviarán a la autoridades pertinentes”, dijo.

La condena del Lyon tras el ataque a su DT

Momentos después de la suspensión, Olympique de Lyon lanzó un comunicado en el que confirmó que “varios individuos atacaron violentamente el autobús del Lyon, así como a su personal y a sus jugadores. También fueron atacados seis autobuses de aficionados”. 

“Fabio Grosso y su asistente Raffaele Longo fueron golpeados directamente y gravemente heridos en la cara durante este ataque. Los jugadores y el personal también se vieron profundamente afectados por la violencia de este ataque que el Lyon condena enérgicamente”, sumaron.

“Debido a la gravedad de la situación y del incidente, el prefecto y el árbitro tomaron la decisión de no disputar el partido. El Lyon entiende perfectamente, en un contexto en el que era imposible que se jugara. El club presentará una denuncia en los próximos días y apoyará a quien desee hacer lo mismo”, cerró.  

Toda la actualidad del fútbol chileno e internacional en la palma de tu mano. Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News. ¡No te pierdas de ninguna novedad!