El partido suspendido entre Brasil y Argentina, por las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022, sigue dando que hablar en todos lados, luego de ser interrumpido por autoridades de sanidad local, por los jugadores del equipo albiceleste que habrían mentido en sus declaraciones al ingresar al país.

Un tema en que la FIFA todavía no ha dado una resolución, aunque desde Argentina, el periodista Juan José Buscalia, conversa con "La Redgoleta", donde analiza cómo vivió los pocos minutos que se jugaron del duelo en Sao Paulo. 

"Fue bochornoso. Como futbolero lo viví con muchísima tristeza, con una sensación de vacío, una sensación de que nos habían arrebatado un partido que todo el mundo estaba esperando, pero particularmente yo como argentino, que fue lamentable", comenta en "La Redgoleta"

En ese sentido, Buscalia enfatiza en las culpabilidades de la suspensión del encuentro, donde cree que no se le puede cargar todo lo que se hizo mal a Brasil, como país organizador.

"No considero, aunque no soy nadie para hacer el análisis, pero como periodista, que las responsabilidades sean exclusivas de Brasil, porque era el local y porque interrumpió el juego. En todo caso la Confederación Brasileña de Fútbol está siendo observada detenidamente por la FIFA para saber por qué no pudieron detener el ingreso de la persona de sanidad al terreno de juego, pero también hubo errores de lado argentino. Falseando declaraciones juradas al ingresar a Brasil, algo que es inadmisible y que seguramente merece castigo y sanción, no sé si por el lado de justicia deportiva o la civil de Brasil", destaca Buscalia.

Por lo mismo, cree que lo que sucedió en la cancha del Corinthians fue una suma de errores de distintas partes, donde nadie todavía no asume lo que le corresponde a cada delegación.

"No sé cómo va terminar. Lo cierto es que todo esto se dio en el marco de una burbuja sanitaria, que supuestamente por parte de FIFA garantizaron a la AFA que seguía vigente. Por el lado de autoridades sanitarias brasileñas dicen que no, que ya habían informado que no tenía validez eso y que había cambiado el 23 de junio, todo muy poco claro, poco serio, muy triste y muy papelonezco. Todo el entorno no estuvo a la altura de lo que dentro de la cancha iban a definir 22 jugadores que, sin duda, son los únicos inocentes de todo esto y, como diría Mardona, la pelota sí se manchó", culmina.