Una de los principales atractivos que tiene la última jornada de la Champions League es la definición del futuro del Barcelona, que debe enfrentar al complicado Bayern Munich con la misión de ganar sí o sí para asegurar la clasificación a octavos de final sin depender de más resultados.

Tomando en cuenta los últimos antecedentes de los culés ante los bávaros, la goleada 8-2 en 2020 y el 3-0 en contra en el Camp Nou en la primera jornada de esta edición, la misión es bastante complicada pero ven un rayo de esperanza ante las múltiples lesiones que tienen los campeones de la Bundesliga.

Leon Goretzka, Serge Gnabry, Joshua Kimmich y Eric Maxim Choupo-Moting no estarán disponibles pero eso no hace que los de Julian Nagelsmann sean menos peligrosos por lo que advirtió que no se guardará nada en busca de los tres puntos que los hagan terminar la ronda de grupos con paso perfecto.

"Jugaremos con nuestro mejor equipo disponible. Saludos a Lisboa, no te preocupes", mencionó el joven entrenador en referencia al Benfica que se juega el segundo lugar que podría enviar a los culés a la Europa League.

En el otro partido de la definición del grupo E, Benfica recibe al Dínamo Kiev. A los portugueses les sirve una victoria siempre y cuando Barcelona no gane para dar uno de los primeros batacazos de esta Champions League.