Nico Córdova a la final de Copa Chile: “Es una inyección anímica para salvar a Wanderers del descenso”

El entrenador del Decano se mostró muy emocionado por el paso a la última instancia del tradicional torneo criollo, clasificación que de paso premia a los Caturros con un boleto al menos a la Copa Sudamericana justo en momentos en que el club porteño no tiene asegurado su lugar en el fútbol de honor para el 2018.

Santiago Wanderers derrotó a Huachipato por penales en el CAP y accedió a la final de la Copa Chile, logro que trae consigo de la mano un cupo en competencia internacional para el próximo semestre para un cuadro que lucha por mantener la categoría en Primera A.

Tras el triunfo, el director técnico de los Caturros, Nicolás Córdova, analizó el presente y la clasificación del Decano visiblemente emocionado.

“Es inevitable no emocionarse, porque es tanto el trabajo y uno se cuestiona si está haciendo las cosas bien. Lo que hacen los jugadores en los entrenamientos y los resultados no corresponden a lo que pasa en la cancha, acá mismo nos fuimos con las manos vacías en un partidazo”, dijo el DT al CDF.

Agregó que “no tenemos las satisfacciones que deberíamos tener hasta ahora y esto es un premio para los jugadores. Nos ha costado en un club muy especial, que necesita más cosas que sólo jugar bien al fútbol y hemos tratado de modificar algunas cosas por el bien de todos”.

Siguió complemento: “estamos con calma y la clasificación es una inyección anímica para sacar esto adelante. Hemos trabajado el tema emocional más que el futbolístico. A estas alturas es bien poco lo que puede meter más de lo que hacemos en general, preparamos los partidos, pero en el grueso se trabaja sobre otras cosas”.

“Hay que tener a los muchachos al tope y que no se caiga ninguno, es un plantel corto y con muchos jugadores jóvenes. Esperemos en estas últimas fechas salvar a Wanderers del descenso”, sentenció.


Foto: Agencia UNO

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo