Kía presenta el Uno a Uno de Chile: buen regreso de Bravo, se extrañó a Díaz y Alexis con Vidal incansables

La Roja lo pasó pésimo con Australia en Moscú y, en un momento, estuvo colgando de la Copa de las Confederaciones cuando ir a semifinales parecían un trámite. Se extrañó la conexión en el mediocampo que da el hombre del Celta de Vigo pero, finalmente, se consiguió el objetivo.

Claudio Bravo: Era la gran duda dados los dos meses de inactividad, pero mostró su habitual nivel. Le ganó un gran mano a mano a Luongo, cortó un par de centros y hasta respondió en otro achique notable a Juric, aunque la jugada estaba anulada por offside.

Mauricio Isla: Estaba fuera de posición en el gol de Troisi. No logró profundizar como acostumbra dada la inesperada presión alta de Australia.

Paulo Díaz: Entró con un gran cierre a Kruse pero luego tuvo tres jugadas donde le ganaron la espalda, terminando una de ellas en el gol de Troisi. Además, se le metió Luongo y Bravo salvo en mano a mano y también le entró Sainsbury que mandó una volea fuera del estadio de manera inexplicable. En el complemento se afirmó y puso bien el cuerpo en un pelotazo peligroso en área chica en los descuentos, además de dar un correcto juego por bajo. Como sea, tiene personalidad y fútbol como para ser el tercer central de esta Roja. o

Gonzalo Jara: Tuvo una acción al filo del penal en el comienzo del partido. Metió un pelotazo profundo a Alexis que fue peligroso y, generalmente, estuvo bien parado por su sector.

Eugenio Mena: No logró el nivel de Beausejour y menos ante la presión de Australia. Estuvo mal en un cierre dejando a Kruse solo en una de las más claras de Australia. Por contrapartida, cuando se descolgó participó en la jugada que terminó en el gol de Martín Rodríguez.

Charles Aránguiz: Permanente receptor de los patadones australianos, algunos de ellos merecedores de algo más que amarilla. Lo fueron disminuyendo físicamente y, aunque pudo abrir un par de balones interesantes, fue desapareciendo.

Francisco Silva: Mal partido del Gato. Fue sorprendido y sobrepasado por una Australia parada en tres cuartos en el primer tiempo y, en el complemento, Maclaren lo volvió loco y se le arrancó en más de una ocasión.

Arturo Vidal: Guerrero. No encontraba conexión con sus compañeros, pero batalló y buena prueba es el cabezazo casi a ras de piso que ganó en una pelota que pudo ser intrascendente, pero que terminó con la jugada del empate.

José Pedro Fuenzalida: Intentó con un par de arranques por derecha, tuvo un buen centro a Arturo Vidal, casi coló uno en una insistencia pero no pudo desequilibrar.

Eduardo Vargas: Tuvo un mal control en el balón que le jugó fuerte Claudio Bravo por bajo y donde se originó la jugada del gol de Troisi. Pudo convertir de cabeza, tuvo un remate, pero la más lucida fue el cabezazo que ganó por alto para propiciar el gol de Martín Rodríguez.

Alexis Sánchez: Otro batallador que estuvo desasistido. Cuando logró gambetear lo tuvieron que perseguir en grupo los australianos. Cuando combinó, se abrió el arco en la jugada del tanto de la Roja.

(45’ET) Martín Rodríguez: No había conectado con el ritmo del partido, hizo una falta innecesaria que pudo ser muy peligrosa a un costado del área pero todo pasó a segundo plano con el gol. Con eso, pagó su ingreso.

(45’ET) Pedro Pablo Hernández: Entró en línea con el Gato Silva para ayudar a la marca y, yendo al sacrificio, logró equilibrar en algo el mediocampo, aunque no es donde se siente más cómodo.

(81’) Marcelo Díaz: Si bien estuvo poco en cancha, de inmediato demostró su buen posicionamiento que da equilibro al mediocampo. Hoy fue buena prueba de que cuesta mucho relevarlo como eje en el centro.

DT Juan Antonio Pizzi: Se la jugó dándole descanso a piezas clave como Medel (que venía contracturado), Beausejour y Díaz, así como también poniendo a un Claudio Bravo que si bien siempre es prenda de garantía y referente, venía de dos meses inactivo. El capitán respondió a la altura, por izquierda la Roja no tuvo profundidad y el Silva no cuajó una buena actuación, siendo ahogado por la presión de Australia en la primera parte. Luego cambió a un 4-2-1-3 con Vidal en el centro del mediocampo ofensivo y el Tuco Hernández con el Gato para el corte y si bien el bicampeón de América nunca cuajó un buen juego, encontró el empate que le dio la clasificación. Ya su equipo está en semifinales y ahora se verá la importancia de la apuesta de reservar hombres, toda vez que llegará sin lesionados y con hombres clave con algo de descanso a enfrentar a Portugal de Cristiano.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

Revive #RedGolAlDia