Australia, la crisis detrás del éxito

por Daniel Campos C. Corresponsal de RedGolen Melbourne. @francisfields

Australia se encuentra con una crisis de dirigencia con proporciones severas. Tanto los Socceroos y las Matildas (selección nacional femenina) esperan ansiosamente por el actual estado del fútbol de este país.

Desde que se unió en 2004 a la Confederación Asiática, la lucha de poder interno demuestra otra cara de realidad en la moneda como dice el viejo refrán tras sortearse ayer con Francia, Perú y Dinamarca en el Grupo C para Rusia 2018.

El ente administrativo se enfrenta en un golpe de estado donde el actual timonel Steven Lowy – hijo del magnate retail Frank Lowy desean salir de una estratégica y planeada emboscada encabezada por los diez clubes profesionales de la A-League, el sindicato de jugadores el PFA y dos de las principales e influyentes federaciones estaduales – el del estado de Nueva Gales del Sur y su par de Victoria. Estos dos estados se concentra la mayoría de la población con Sídney y Melbourne.

Lowy necesitaba el 75% de los votos tras una reunión extraordinaria tras meses y meses de fallidas negociaciones con todos los miembros constitucionales de la federación de fútbol. Es decir, requería 8 de 10 clubes de la división de honor y al no lograr trae graves consecuencias.

Lamentablemente la lucha se juega en las oficinas administrativas con política envuelto y tras no lograr un unánime acuerdo el pasado jueves 30 de noviembre, FIFA intervendrá. No es el primer caso dónde Argentina también se salvó, apenas. Grecia también ha pasado últimamente por administración que la verdad, da vergüenza ajena.

Australia a la vez se quiere postular para hacerse sede del mundial femenino de 2023 y esta situación empeora sus chances.

Los accionistas se encuentran tan divididos que la política está manchado el progreso de este deporte mundial que ha sufrido más bajos que altos en un país que crece bajo la mirada y sombra de otros códigos y disciplinas deportivas netamente simbólicas al establecimiento colonial del reinado británico.

En Abu Dhabi, los más poderosos de los 205 miembros actuales de FIFA se reunirán para determinar un consejo para “normalizar” una opción alternativa a los asuntos pendientes que mantiene el balompié australiano en crisis. El objetivo es remover la actual dirigencia y si Lowy decide desafiar FIFA con acción legal para mantenerse en poder será desastroso. Simplemente no hay otra descripción.

Mientras Australia se hace nombre en la cancha tras eliminar a Honduras para llegar a la cita en Rusia, la selección femenina también se encuentra en alza y en racha apabullando tanto a Brasil y China éstos últimos meses en amistosos culminando con su artillera Samantha Kerr votada la Mejor Jugadora de Asia anoche en la máxima gala del continente.

Circulan además acusaciones extra-oficiales que el gobierno federal – en Canberra ha intervenido con la autonomía de FIFA y esto en Zúrich es notoriamente conocido de imperdonable. Las consecuencias se están por esperar.

El ministro de deportes Greg Hunt habló la semana pasado en un foro para fútbol femenino en Melbourne que, “ si FIFA administra nuestro deporte entonces nuestra candidatura para organizar la sede del Mundial femenino de 2023 se esfuma y esto nos han ya advertido”.

Concluyó, “el gobierno federal ya ha decidido no repartir $4 millones en presupuesto para fomentar el fútbol si FIFA interviene así que todo esto nos mantiene en la punta de nuestros pies”.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo