Universidad de Chile y Colo Colo disputarán este 26 de septiembre una nueva edición del Superclásico del Fútbol Chileno, duelo que contará con varias novedades inéditas para la historia de los enfrentamientos entre azules y albos.

Lo más evidente estará en el escenario. El parque estadio El Teniente de Rancagua acogerá este encuentro, con balance igualado en las últimas oportunidades en que los archirrivales se vieron las caras fuera de la Región Metropolitana.

Universidad de Chile se llevó la final de la Copa Chile 2015 en el estadio La Portada de La Serena, luego de igualar 3-3 en tiempo regular y de aventajar a Colo Colo por penales. Y en enero de 2020, fue remontada del Cacique para imponerse por 2-1 en Temuco.

Otro factor importante es la presencia del público, aunque sólo se permitirá un aforo de dos mil espectadores, debido a la exigencia sanitaria y a que O'Higgins, como administrador del recinto, impide la utilización de la Galería Norte en el recinto de calle Freire.

En Azul Azul ya tienen definido cómo se repartirán las entradas entre sus hinchas y creen que no habrá margen: el alto número de abonados debiera liquidar el total a través de un canje directo y sólo si quedan localidades disponible, habrá venta.

Esta condición restringe de manera drástica la posibilidad de que los hinchas de Colo Colo puedan acompañar a su equipo y pondrá el ambiente en favor de una Universidad de Chile que pretende dejar atrás ocho años sin derrotar a su clásico contrincante.