En duelo de eliminatoria mundialista de la Concacaf, el portero de la selección de Haití Josué Duverger protagonizó un episodio vergonzoso que le costó una anotación clave a su selección, que terminaría eliminada en el camino a Qatar.

Los haitianos jugaban el partido de vuelta ante Canadá con la intención de remontar el 1-0 en contra sufrida como local. Una tarea que no era sencilla, pero estaba siendo un partido parejo pues al filo del primer tiempo se mantenía el 0-0.

Eso hasta que el defensor Kevin Lafrance le toca hacia atrás la pelota al meta que milita en el Vitoria Setubal de Portugal, lo que terminó en un blooper histórico que dio la vuelta al mundo. Esto pues cuando iba a recibir el pase pareció tener un hoyo en el zapato, por lo que la pelota se fue hacia el arco.

Si ese condoro ya había sido lo suficientemente feo, lo más terrible vino después. Alcanzó a pillar la pelota sobre la raya, por lo que trató de reventarla con su pierna derecha. Sin embargo, antes de poder despejarla le dio con su pie izquierdo al balón, pifiando el remate y mandándose así un autogol para la historia.

Al meta lo trataron de levantar sus compañeros, aunque no alcanzó la buena onda que le mostraron. Quedó totalmente desmoralizado, por lo que poco pudo hacer en el resto del encuentro, donde los canadienses vencieron finalmente por 3-0, eliminando a los haitianos.

Canadá por su parte, se inscribió en el octogonal final de la Concacaf, donde también participarán México, Jamaica, Estados Unidos, Honduras, El Salvador, Panamá y Costa Rica.