Lucas Aveldaño descarta problemas cardíacos al llegar a la U: "Me hizo pensar en dejar el fútbol"

El veterano defensor que llega desde Tenerife de España aclaró en su presentación por los azules las circunstancias del malestar que puso incertidumbre a su llegada a Universidad de Chile.

El defensor argentino Lucas Aveldaño llegó a Universidad de Chile envuelto en la incertidumbre. Una de un antecedente de una arritmia cardíaca que trajo desde su último paso por el Tenerife de España, situación que se descartó desde los exámenes médicos y también de la boca del jugador.

"Primeramente quiero desvirtuar la información falsa, de que se me había encontrado una arritmia acá. Eso fue en mi llegada hace un año y medio. Me hicieron todas las pruebas, tengo el corazón más estudiado del plantel así que todos tenían más riesgo que yo", explicó el trasandino este mediodía en su presentación con la camiseta azul.

"No fue nada por suerte. Fue una situaión difícil, porque te hacía pensar en dejar el fútbol. No es una rodilla o un tobillo, es el corazón. Pero después jugué cuarenta y tantos partidos, pasé las pruebas físicas y nunca pasó nada. No se explican qué habrá pasado, porque fue raro y aquí (en la U) fueron precavidos por hacerme un chequeo", aseguró el defensor de 33 años.

Aveldaño incluso sacó una sonrisa cuando le preguntaron por el "temor" que pudo provocarle el anuncio de la dolencia. "¡Ahora me va a entrar algo! No, para nada, trato de no pensarlo. Estaba recaliente cuando alguien lo dijo, porque tengo mi familia y hoy con las redes sociales las cosas se expanden y no se pueden controlar", aseguró.

El experimentado jugador se puso al día de la actualidad azul antes de su arribo. "Soy un futbolista que por la altura saco diferencias. Y además soy temperamental. El jugador sudamericano se caracteriza por eso. Y por experiencia te lleva a tratar de ordenar: uno de atrás ve el panorama de juego y soy de hablar permanentemente", adelantó.

Fotos: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

Socios del Desierto, y la actualidad de Cobreloa