Columna azul: Justo A Tiempo

Por: Andy Zepeda Valdés – Presidente Asociación Hinchas Azules. @azv04

Justo cuando empezábamos a creer que la tozudez de Hoyos era ya un problema patológico, el profe decidió meterle mano al equipo de manera sustancial para solucionar aquel problema que venía arrastrándose desde torneos anteriores: la defensa.

La hinchada pedía a gritos que a la dirigencia que contratara otro central porque era evidente que con lo que había no alcanzaba. Esa exigencia de la hinchada se debía a que parecía imposible que Ángel Guillermo fuera a cambiar el dibujo táctico, pero lo hizo. Hay que decirlo: estuvo comiendo vidrio un año entero, insistiendo con un planteamiento que simplemente no funcionaba. ¿Por qué no modificó antes? Es algo que nos encantaría saber. Afortunadamente, ya sea por la presión popular, la evidencia empírica de los partidos amistosos, el debut ante Unión Española o el pavor que de seguro le producía enfrentar la Copa Libertadores con una defensa feble, Hoyos entra en razón y decide alinear tres en el fondo con dos laterales volantes.

Los hombres los tenía. La mejor prueba es el correcto primer tiempo de la U contra Iquique por parte de Echeverría y el grandioso partido de Contreras como stopper por derecha, Vilches de líbero y el ascendente Jara por izquierda. De nuevo, ¿por qué no lo hizo antes? Solo Hoyos lo sabe. Pero ya no sirve de nada llorar sobre la leche derramada. Lo que vale ahora es agradecer la sensatez y esperar que el equipo siga puliéndose, porque tiempo hay. El torneo es largo y este cambio llega justo en el inicio. La Copa Libertadores no comienza aun, pero la U está mostrando destellos de buen fútbol que hacen pensar que algo se puede hacer.

Las diferencias

Es increíble cómo una modificación aparentemente pequeña puede cambiar tanto el funcionamiento de un equipo. Es verdad, la línea de tres de Hoyos hizo su estreno en Calama frente a Iquique, pero la expulsión de Echeverría desnaturalizó el funcionamiento e hizo difícil poder realizar un análisis completo. Sin embargo, ya frente a San Luis el cambio de dinámica en el juego se hizo más claro.

¿El mejor partido de la U en la era Hoyos? Posiblemente. Y si no, pega en el palo, pica en la línea y luego sale. Para muestra: el mejor jugador del partido no fue otro que Jean Beausejour, uno que ya estaba mosqueado por las críticas. ¿Cómo un jugador de rendimiento más bien discreto durante todo el torneo pasado tiene un cometido rutilante frente a San Luis? El dispositivo defensivo lo explica. Con menos responsabilidades defensivas, el Bose tiene la posibilidad de atacar más. ¿Qué me dicen de Jara, un tipo que, según muchos, debía dejar la U? Se le ha visto mucho más seguro y tranquilo. Tiene menos terreno que cubrir y su apoyo es vital para que Beausejour tenga más compromiso ofensivo. Es pronto para sacar conclusiones, pero el trabajo de ambos se ha visto muy favorecido.

El medio

Otro aspecto del juego que ha cambiado es el medio campo. Lo de Reyes no es nada nuevo. La Bestia es un destructor natural, siempre criterioso para entregar, pero la inclusión de Pizarro desde el primer minuto es algo que, si bien todos queríamos, se veía poco probable por la edad de David y el desgaste que requiere su función, que no es solo de volante de salida y enlace, sino que también de corte.

En el torneo que la U ganó con Hoyos. Reyes destruía y Espinoza generaba. Cuando se va el Bulldog, esa función intenta ser suplida sin gran éxito por Caroca, Seymour, Leiva y el propio Pizarro, cada uno con diversas características. Muchas veces Reyes terminaba haciendo la pega de tercer central y de parchar los vacíos en el medio que la falta de un socio en el sector generaba. Habría que darle el Premio Nobel del Esfuerzo al Lolo, pero muchas veces no alcanzaba. Ahora, incluir a Pizarro te da otra cosa. Se recupera la pelota, él la recibe, la maneja, da tiempo y espacio para el reacomode de sus compañeros y luego distribuye siempre con tino.

Por otra parte, jugar con tres en el fondo libera un poco a Reyes de esa función de ubicarse entre Jara y Vilches, por lo que puede presionar y cortar más arriba.

Soteldo sin cadenas

Aún le queda por demostrar al venezolano, es cierto, pero ya está empezando a retomar el nivel que le vimos en Huachipato. Lo relevante es que esto se da en el inicio del torneo y antes de la Copa, lo que será crítico para que explote todo su potencial.

Hoyos ha insistido en ponerlo como puntero izquierdo, pero en el partido del pasado viernes debe haberle quedado claro al jugador y al técnico que eso debe ser solo nominal. A todos los que vimos el partido nos quedó claro que cuando más brilló Soteldo, fue cuando jugó libre de mitad hacia arriba, por derecha, el centro o izquierda, a su pinta, como lo hacía en Huachipato. Generó gran peligro y desacomodó permanente a la defensa canaria. Cuando está cargado por izquierda y empieza a hacer diagonales, da la impresión de que es fácil para la defensa rival leerlo y luego choca con esa muralla. En cambio, cuando suelta amarras es muy difícil de contrarrestar.

A ese mini bestia hay que soltarle la cadena. Es de esperar que Hoyos le permita esas libertades. De ser así, la U gana mucho.

Golpe de timón

Los cambios en el esquema que ya mencionamos eran necesarios, y aunque tarde, se agradece que hayan llegado. Ahora bien, hay otros cambios que no son lo gratos que uno quisiera, pero que también eran necesarios.

Con lo de Lorenzetti quiero ser muy claro: el hombre fue vital en los ocho títulos que ganó la U con él, por lo tanto, merece respeto. No estará pasando por su mejor momento, pero lávense la boca y los dedos antes de habla o escribir sobre el Duende. ¿Debía ser reemplazado? Creo que el rendimiento de la U en estos partidos es prueba de que sí, pero en ningún caso merece el basureo del que ha sido víctima últimamente. Ojo con eso.

Y hablando de cabios necesarios: desde mi óptica, hace rato Matías Rodríguez tendría que haber dado paso a una variante. Frente a San Luis se vio varias veces superado en lo físico, sin llegar a coberturas defensivas y sin participar en el circuito ofensivo. Es un jugador al que uno le tiene mucho cariño y respeto, pero si no sube su nivel, no está para ser titular. Una buena manera de meterle más presión sería darle más minutos a Schultz, que ha cumplido cuando lo han hecho jugar de lateral volante por derecha.

Listos para la guerra

¡Cómo ilusiona el crecimiento de Guerra! Lo de Pinilla no es nuevo, y de algún modo uno sabe que sí o sí va a responder, pero lo de Guerra es distinto, porque es apenas un niño. Aun así ya lleva dos partidos anotando consecutivamente y nos soluciona un problema de anemia goleadora que habíamos estado teniendo.

Le falta aún entenderse mejor con sus compañeros, en particular con Rodríguez (que en todo caso es uno cuyo nivel está bajo y eso a la vez atenta contra el despliegue de Guerra) pero es parte del crecimiento que si o sí va a experimentar. Por lo demás, viene a solucionar el “problema” de tener que incluir a un sub 20, algo que no todos los equipos del torneo pueden decir.

De cualquier manera, es nuestra carta para la Copa Libertadores. Es de esperar que, si tiene un buen cometido, no lo vendan de inmediato, como ha sido la tónica con los buenos goleadores que hemos tenido en el último tiempo.

El momento indicado

Era el momento preciso para hacer cambios de jugadores y esquema. Hacerlo más tarde habría significado perder puntos en un campeonato que será durísimo, con rivales que andan bien y no te regalan nada. Además, y esto no es ningún secreto, no teníamos con qué pelear en la Copa Libertadores. Nos tocó el grupo más difícil y sin una defensa segura y que dé ciertas garantías, no había por dónde. Ahora lo hay.

El asunto empieza a mejorar y la confianza que se genere a partir de eso será fundamental para afrontar ambos torneos. No podrían haber llegado en mejor momento todos estos cambios. Eso sí: todo está empezando a dar frutos, pero debe terminar de cuajar. No comamos ansias y démosle tiempo al DT y jugadores para que se consolide la idea. ¡Vamos la U!

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

#DTaco, el programa del fútbol femenino en Chile