Audax denunció a Colo Colo por hacerlo calentar "en condiciones que no son dignas"

El conjunto de La Florida se quejó formalmente ante la ANFP por lo que calificó como "una conducta desleal" del cuadro albo.

El pitazo final que sentenció la derrota por 3 a 2 de Audax Italiano ante Colo Colo anoche en el estadio Monumental no terminó con la disputa entre ambos equipos. Hoy el conjunto itálico envió una denuncia formal a la ANFP por lo que calificó como "una conducta desleal" del Cacique en materia de condiciones para la visita a Macul.

A través de un comunicado, el cuadro audino lamentó "la conducta antideportiva y desleal protagonizada por el club Colo Colo, al obligar a los jugadores de Audax Italiano a la realización del calentamiento previo al partido a un costado del camarín, en condiciones que no son dignas del nivel de  profesionalismo con el que se debe desarrollar la actividad deportiva".

Según el escrito, "nuestro repudio a esta práctica que no contribuye al espectáculo ya está en conocimiento de la Gerencia de Competiciones de la ANFP, que hoy recibió una carta en la que se le manifestó el desagrado con la situación que claramente otorga una ventaja deportiva para el equipo local, el que sí puede desarrollar su trabajo precompetitivo en un espacio adecuado, algo totalmente contrario a lo que vive el visitante, cuyo calentamiento debe ser efectuado en un sector limitado con altísima temperatura ambiente, en el que es imposible realizar los ejercicios amplios con balón, necesarios para disputar un partido", agregó.

Esta comunicación a la ANFP hace hincapié en una situación que ha sido históricamente padecida por las visitas al recinto de Macul, ya que no solo disponen de un reducido espacio para sus trabajos precompetitivos, sino que además sufren la cercanía de la barra brava de Colo Colo, separada por un muro de este sector.

De momento, Colo Colo no ha respondido a esta apelación pública de los audinos.

Fotos: Audax Italiano

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo