[Especial 2018] U. Católica tocó el cielo, consiguió su estrella 13, y es el campeón del Torneo Nacional

Diecisiete triunfos, apenas tres derrotas y 61 puntos en un año calendario, además de 27 puntas como líder del torneo, ayudaron a que la UC se alzara campeón y clasificara a la Copa Libertadores 2019.

Universidad Católica venció por dos goles a uno a Deportes Temuco en la fecha 30 del Torneo Nacional 2018 y se coronó campeón del certamen luego de prácticamente un certamen completo como puntero y siendo el principal favorito para quedarse con el título.

Lejos de ser una de las delanteras más brillantes en Chile, apenas anotó 39 goles en treinta fechas, lejos de clubes como la Universidad de Concepción, Antofagasta o la U, pero dejó encajar apenas 25 tantos, terminando con una diferencia de +14 que lo ayudó a ser la mejor defensa del torneo.

+

La UC abrió la primera rueda derrotando al mismo Temuco en la fecha 1 por 2-1, en San Carlos de Apoquindo y mantuvo el favoritismo en la segunda fecha, cuando venció a Curicó Unido por 3-1. Un escueto triunfo por 1-0 a Everton en Viña del Mar en la tercera fecha dejó a Universidad Católica con ganas de seguir en la punta de la tabla.

Cuarta fecha y un triunfo 1-0 sobre Unión La Calera definiría lo que sería la Católica todo el año: triunfos por lo justo, manteniendo las diferencias para un equipo meramente defensivo. Un 1-0 ante Iquique y un 3-1 sobre Unión Española no solo mantenían el invicto, sino que extendían los seis triunfos consecutivos en igual cantidad de jornadas.

Pero en la fecha 7 llegaría la primera de tres derrotas en el año: Colo Colo ganaría por 1-0 a la UC, que en la octava jornada se redimiría tras ganarle 2-1 a Palestino. La fecha 9 llegó con un triunfo por un tanto a cero sobre O'higgins y todo hacía presagiar que la UC terminaría la primera rueda como puntero, y así fue. 

Fecha 10, 1-0 sobre Audax Italiano, jornada once un 1-1 ante San Luis de Quillota y un fuerte tres a uno sobre Huachipato en el decimosegundo partido de la rueda, darían paso al Clásico Universitario y a una seguidilla de crudos empates. 1-1 para Universidad Católica y Universidad de Chile, 0-0 ante Universidad de Concepción y Deportes Antofagasta en el fin de la primera rueda.

Dos meses después, a fines de julio, comenzaría la segunda rueda y a la UC le costaba encontrar el rumbo: 2-2 ante Deportes Iquique y Palestino, para conseguir el primer triunfo sobre Everton por 2-1. Otro 2-2 ante Unión La Calera; un dos a uno sobre Curicó Unido, un aburrido empate sin goles contra Audax Italiano y una igualdad 1-1 ante Unión Española, marcarían las primeras siete fechas del torneo.

Sin embargo, en la jornada 23 la senda del triunfo se recompondría para Universidad Católica: un 2-1 sobre San Luis de Quillota y una poderosa e inesperada victoria ante Colo Colo en San Carlos de Apoquindo para la fecha 24, darían paso a la derrota más dolorosa del semestre: 3-0 ante Huachipato.

Pero la fecha 26 sería clave: Un 1-0 sobre Universidad de Concepción, quien era el principal contendor por la punta de la tabla, sentarían base en la lucha por el título de la UC. Pero en la jornada siguiente, la U vino a echar por tierra ese sueño: 2-0 sobre Católica en el Nacional y también se metían en la pelea por el campeonato.

Un empate 1-1 contra Deportes Antofagasta en la fecha 28 alargaban aún más la definición del Torneo Nacional, pero los contundentes 1-0 ante O'Higgins y 2-1 ante un descendido Deportes Temuco le dieron su estrella 13 a Universidad Católica luego de 27 fechas como puntero exclusivo del fútbol chileno, y tres jornadas compartidas.

Matías Dituro, Luciano Aued, Germán Lanaro, Benjamín Kuscevic y Diego Buonanotte serían los puntales de una UC que se mostraría sólida todo el semestre; César Munder e Ignacio Saavedra las revelaciones surgidas de la cantera de Católica, mientras que Andrés Vilches y Marcos Bolados, los dos refuerzos más resistidos del año, serían fundamentales para la obtención del título número 13 en la historia de la UC.

Cristián Álvarez, capitán histórico en los Cruzados, se retiraría finalmente del fútbol luego de alcanzar el título de campeón de la mano del entrenador Beñat San José, asegurando que cumplió el sueño de su vida al terminar de esta forma su carrera futbolística: 61 puntos, 17 victorias, diez empates y tan solo tres derrotas en un campeonato memorable para la UC.

Foto: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

Socios del Desierto, y la actualidad de Cobreloa