[Especial 2018] Arturo Vidal peleó desde abajo en Barcelona para terminar el año como titular y entre aplausos

El Rey Arturo llegó a los azulgranas a mediados de año desde el Bayern Múnich y su personalidad le pasó la cuenta. Pataletas, críticas y un renacer como el Ave Fénix impulsado desde la selección chilena hacen prever un 2019 próspero para el chileno a las ordenes de Ernesto Valverde.

Arturo Vidal comenzó la temporada entre rumores que apuntaban a que dejaría el Bayern Múnich. Los alemanes pusieron al chileno entre sus jugadores transferibles y hasta Diego Simeone se puso a la fila para llevarlo al Atlético Madrid.

A principios de agosto, el hijo del Rey Arturo reveló que el futuro del mediocampista estaba entre el Internazionale y Barcelona. El viernes 3 del mismo mes el club catalán dio por fichado al volante.

El Rey Arturo debutó como culé el 12 de agosto ante Sevilla por la Supercopa de España. Ingresó a los 86’ por Dembélé para celebrar su primer título azulgrana. Días después fue titular ante Boca Juniors por el Trofeo Joan Gamper.

Con el comienzo de la Liga iniciaron los problemas. Ante Alavés, Valladolid, Huesca y Real Sociedad el chileno fue suplente para ingresar desde el banco en los minutos finales. Lo mismo ante PSV por la Champions League.

Tras el estreno en Champions, Ernesto Valverde dispuso de Vidal como titular ante el Girona para sustituirlo en los primeros minutos del segundo tiempo. Contra Leganés se quedó en la banca y ante Athletic apareció del inicio para ser reemplazado por Messi en el complemento.

Hasta que llegó el partido contra Tottenham por la segunda fecha del Grupo B de la Champions. Vidal entró a los 87’ por un Arthur al alza y tras el partido el Rey Arturo compartió su enojo con emoji furioso incluido en sus redes sociales.

Ernesto Valverde acusó recibo y Vidal no entró contra Valencia ni Sevilla, para reaparecer en los minutos finales contra el Internazionale.

Llegó el derbi y Vidal dio su primer gran paso: entró a los 84’ por Arthur y a los 87’ marcó su primer gol con el Barcelona, el quinto del 5-1 del Barça contra Real Madrid. Seguido, por Copa del Rey, llegaron sus primeros 90 minutos completos al encabezar al “equipo B” contra Cultural Leonesa con una humildad que fue destacada por el plantel.

La suerte ya estaba echada. Vidal caminaba lento pero seguro, y fue importantísimo contra Rayo Vallecano. Hasta que llegó la selección chilena para ser un trampolín definitivo. El volante fue figura ante Costa Rica y el doblete ante Honduras le dieron la confianza que faltaba.

A su regreso a España el Atlético Madrid esperaba al Barcelona y un nuevo camino para Vidal junto a la lesión de Arthur. PSV, Villarreal, Espanyol vieron el despertar del chileno, que finalizó ante Levante y Celta como titular indiscutido por sobre Arthur  en el fin del semestre.

El Rey Arturo dejó las polémicas atrás y se dedicó a lo que sabe: jugar con entrega, sacrificio y calidad. Le ganó la pulseada al brasilero por el puesto y hoy por hoy tiene lo que se merece en el Barça, titular como en todos los equipos por los que ha pasado.

El proceso no fue fácil y hasta debió hacer frente a pifias de los hinchas culés, que le cobraron sus enojos; la suplencia, las sustituciones y las preguntas de la prensa a Valverde y sus compañeros por el bullado enojo. Pero finalmente el Rey Arturo termina el 2018 entre aplausos y ovaciones cuando pisa el césped y se avizora un fructífero 2019 con ADN Vidal en el Barça.

Foto: Getty Images

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

Socios del Desierto, y la actualidad de Cobreloa