Conmebol confirma que final River-Boca se jugará fuera de Argentina, pero los xeneizes piden los puntos

El ente continental anunció que el duelo postergado se disputará el 8 ó 9 de diciembre en horario y sede a definir, esto pese a la negativa de los Oro y Cielo que pretenden adjudicarse la vuelta mediante un castigo a la Banda Sangre.

Tras la reunión sostenida este martes en Asunción por el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, y los timoneles de River Plate (Rodolfo D'Onofrio) y Boca Juniors (Daniel Angelici), se estableció que la suspendida final de vuelta de la Copa Libertadores se jugará fuera de territorio argentino en lugar por definir.

En un texto firmado por Domínguez, la Conmebol sostiene que por los “hechos delictuales que las autoridades de Argentina se encuentran aun investigando, resulta prudente que el partido final no se juegue en dicho país”.

El ente continental se ampara en el Artículo 35 que establece que la Conmebol tiene la potestad y exclusivo juicio para modificar sede, fecha y horarios de un partido de su competencia ante alguna dificultar o imposibilidad para que se desarrolle un compromiso.

“La Conmebol podrá a su criterio modificar fechas y horarios cuando lo considere prudente o necesario. También podrá cambiar la sede del encuentro como alternativa o solución”, sostiene el artículo.

Sentencian que “el partido de vuelta de la final se llevará a cabo entre los días 8 y 9 de diciembre en horario y sede a definir a la mayor brevedad. Conmebol se hará cargo de los gastos de viaje, hospedaje, alimentación y traslado interno de hasta 40 personas por delegación”.

Todo esto queda sujeto a la determinación que tome el Tribunal de Disciplina de la Conmebol, organismo autónomo que determinará las posibles sanciones para River Plate. De todas formas, sacar la revancha del estadio Monumental ya supone un castigo deportivo y económico para los millonarios, que en estas condiciones al menos deberá devolver el dinero de las entradas.

Pero como esto aún no está totalmente definido, Boca Juniors confirmó en un pedido por escrito de 26 páginas entregado a la Conmebol que el partido no se juegue y se decrete campeones a los xeneizes por secretaría.

Boca exige que “se suspenda en forma definitiva el encuentro de vuelta por la final de la Copa Libertadores 2018. (…) Se revuelva la descalificación de River Plate de la Copa Libertadores 2018 en los términos del Artículo 18 del reglamento disciplinario, considerando la gravedad de las conductas y el carácter de reincidente de dicha institución, y se proclame campeón de la competencia a Boca Juniors”.

Cabe consignar que, a espera de las posibles sanciones, la Conmebol aún no especifica si el duelo fuera de Argentina se jugará a puertas cerradas o con público.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

Socios del Desierto, y la actualidad de Cobreloa