La celebración más provocadora del mundo: jugador sueco le fue a gritar el gol al banco rival

Sebastian Larsson metió un golazo, le celebró a la banca rival y se fue expulsado.

En el duelo entre entre el AIK y el Malmö en Suecia, el veterano Sebastian Larrson metió un golazo de tiro libre que le dio el empate a su equipo en los descuentos.

Lo malo es que celebró de forma desmedida y le fue a gritar el gol al banco rival. Luego, el árbitro lo expulsó con doble amarilla.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

Socios del Desierto, y la actualidad de Cobreloa