Herrera reconoce que se ha agarrado a combos con colocolinos: “Ahora me controlo más, pero no tengo miedo”

El capitán de Universidad de Chile comentó cómo es su relación con los albos y contó que le ha tocado pelear en la calle. Incluso destacó que ahora piensa dos veces en devolver los ataques.

Johnny Herrera habló en extenso con The Clinic y confesó que le ha tocado pelear a golpes con hinchas de Colo Colo que lo han atacado e incluso insultado, cuando va de “civil”. Comentó que poco a poco ha ido aprendiendo a no responder las provocaciones.

“Es que tiene que ver con la forma de vivir el fútbol. Por ejemplo, si le tirai un chicle al Nico Peric, que es amigo mío, el hueón sale corriendo hasta mitad de cancha para sapear, jajaja. Con colocolinos he tenido varias experiencias -no estoy desafiando a nadie, que se entienda- pero una cosa es gritar por la espalda y otra frente a frente. Una vez me encontré con diez gallos con camiseta de Colo-Colo de frente, yo estaba jugando paletas con un amigo en la playa, pero ellos pasaron por el lado y me gritaron cuando estaban a veinte metros. No es por creerme algo, pero cuando me han desafiado, les he dicho: “ya compadre, si erí tan choro, salgamos y vamos a pelear a la esquina donde no nos vea nadie”, y lo he hecho un par de veces. Obviamente ahora me controlo más, pero de ahí a tenerle miedo, no, nunca”, explicó.

El golero también aprovechó de reconocer que sí se ha ido a los golpes con algunos hinchas que lo han pillado en mal momento y que pese a que se pensaría que es algo común por su contestataria forma de ser, no es algo constante.

“Sí, de verdad lo he hecho algunas veces, pero obviamente no me pasa seguido”, agregó.

Herrera contó una ocasión en que le pegaron de espalda durante una fiesta y destacó que si bien hay golpes y peleas, nunca ha temido por su vida o por sufrir alguna lesión que lo saque de algún partido.

“Pero obvio, así es la mayoría de las veces. Si un hueón viene en mala, le digo que peleemos afuera, como hombres, no con grititos a lo lejos o a la pasada…Me acuerdo que una vez me llegó un cornete maletero por la espalda en una disco, y me rompió una oreja. Fue hace tiempo igual, en 2012. Veníamos hueveando de antes eso sí, pero ha sido la única vez que una pelea o un combo me cagó la noche. Por lo general no pasa a mayores”, cerró.

Foto: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

Socios del Desierto, y la actualidad de Cobreloa