Rueda: “Trabajé en un hogar de ancianos, fue una bonita experiencia aunque los hijos los abandonaban”

El nuevo DT de la Roja reveló hace algunos años una emotiva anécdota que refleja la humildad y calidad como persona del nuevo entrenador de Chile. Todo sucedió cuando le ofrecieron una beca, la cual lo obligaba a trabajar para poder sumar recursos extra.

Reinaldo Rueda no sólo es un DT exitoso. El colombiano oriundo de Cali tiene además una historia de vida particular luego de licenciarse en Educación Física y Salud en la Universidad del Valle con un postgrado en la Escuela Superior de Deportes de Alemania.

El nuevo entrenador de la selección chilena tiene un pasado esforzado y humilde, que reflejó hace algún tiempo con una emotiva anécdota que lo tuvo trabajando en un asilo de ancianos.

Rueda recibió una beca para especializarse en Europa, pero el dinero no sobraba y el colombiano necesitaba sacar el máximo provecho a las relaciones interpersonales para aprender el idioma.

“Llevaba 11 años trabajando para el fútbol aficionado y me ofrecen la posibilidad de irme a Europa. Elegí Alemania por mi formación anterior en la universidad. Empiezo en la dinámica de estudios para conseguir la licencia de entrenador”, contó hace algún tiempo el nuevo DT de la Roja.

Agregó que “un amigo me lleva a trabajar en un hogar de ancianos, y me sirvió porque quería tener ese contacto con la gente para aprender el idioma y conseguir dinero para continuar los estudios”.

Entre los detalles, el entrenador de la selección chileno desempeñó labores que a no muchos les gustaría. Sin embargo, la experiencia con los abuelitos enriqueció mucho a Rueda.

“Fue una experiencia muy bonita, ni siquiera a mis padres los había bañado. Afeitar a los señores, limpiarlos, cambiarles los pañales o ayudarlos a ir al baño. Darle los medicamentos o darles paseos en silla de ruda. Cuando no estaba en lo del fútbol estaba trabajando ahí”, expuso.

Sentenció que “por las fotos sabía que había cantantes, políticos… que después de sus buenos años quedaron recluidos en un asilo. Me toco aprender a hacer esas cosas y valorar la madurez y la vejez. A veces ni los hijos iban a verlos, los dejaban en un abandono total”.


RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo