[Especial 2017] El boom chileno arrasó México este año

Aunque en 2016 eran cerca de 20 los chilenos que jugaban en tierras aztecas, en 2017 fueron 36 entre el primer y el segundo semestre, y ya se han sumado varios de cara al 2018, entre ellos, Cristopher Toselli, Marcelo Allende y Ángelo Henríquez, dando un total de 34 futbolistas en el país de las rancheras. ¿Qué tiene México que es el lugar más apetecido por los futbolistas chilenos y es la colonia nacional más grande en el extranjero?

En 2018, 12 clubes de 18 en la Liga MX, tendrán chilenos en sus filas. En el Ascenso MX, por su parte, serán 6 equipos de 16 quienes contarán con algún nacional entre sus jugadores. Además, hay dos chilenos que jugarán en las reservas de dos clubes. Todo esto da un total de 34 futbolistas que se sabe que estarán en 2018, pero cerca de 40 en total entre los que estuvieron en el primer semestre y se fueron, los que llegaron en 2017, y los nuevos refuerzos.

Pero ¿qué tiene México? En Redgol hicimos una radiografía de los chilenos que estuvieron en 2017, estarán en 2018 y los que se fueron. Los que triunfan, los que han perdido su nivel, los que llegan, los que se están haciendo un espacio, y los que tienen su puesto ganado. Veamos quienes son, donde están y qué han hecho.

LIGA MX

Atlas tendrá a dos chilenos, ambos incorporados al club de cara al 2018: Cristopher Toselli, el único arquero de todos los nacionales en México, y Ángelo Henríquez, que dejó Croacia para llegar a tierras aztecas, muy recomendado por su amigo Igor Lichnovsky.

Cruz Azul sigue con cuatro chilenos, todos brillando de una u otra forma: Felipe Mora, goleador y considerado el mejor fichaje de la máquina en 2017, Francisco Silva y Enzo Roco, de quienes se esperaba que alternaran titularidad, y se ganaron un lugar en el 11 estelar, y Martín Rodríguez, de buen primer semestre y segundo un poco mermado por las lesiones.

En León hay dos compatriotas, de los que se esperaba mucho más que lo mostrado. Juan Cornejo, de buenos torneos en general, pero dividiendo su tiempo entre la banca y la titularidad. El otro es Álvaro Ramos, quien partió a México buscando romperla, igual como estaba haciendo en Deportes Iquique, y jugó menos del 10% de los minutos en que estuvo disponible para disputar.

Monarcas Morelia tiene a tres jugadores muy destacados, dos de aquellos pidiendo selección a gritos. El de mayor edad es Rodrigo Millar, quién se quedó definitivamente en la monarquía en 2017, y pese a las lesiones, recuperó su posición en el once titular y ha disputado buena parte del torneo. 

Los otros dos son Diego Valdés y Sebastián Vegas. Los juveniles ex Audax Italiano llegaron a México como promesas, y se han dedicado a romperla. Vegas es el lateral titularísimo del club, y se alza como el principal jugador para el recambio de La Roja luego de no clasificar al mundial. Valdés, por su parte, juega de diez, hizo varios goles, destacó muchísimo, y fue uno de los mejores jugadores del plantel en 2017. Morelia lo compró oficialmente este año y en los peores momentos de la selección chilena, era el creador que muchos de los hinchas pidieron para acompañar a Alexis Sánchez y Eduardo Vargas.

Además, en la reserva jugará Ariel Uribe, juvenil ex Santiago Wanderers que partió a México de muy mala manera, peleado con los hinchas y abandonando la concentración de los caturros sin avisarle al técnico.

Necaxa es la tierra de los chilenos. El 2018 lo comenzarán con Marcelo Allende, Igor Lichnovsky, Luis Felipe Gallegos, Víctor Dávila y Matías Fernández en sus filas, sin contar que partieron Marcos González (en Palestino), Nicolás Maturana (jugador de Colo Colo), Edson Puch (primero a Pachuca, ahora a Querétaro), y Manuel Iturra (ahora en España). Luis Felipe Gallegos es el más antiguo, y pese a pasar todo el segundo semestre lesionado, es considerado referente en los hidrocálidos, por ser uno de los puntales del ascenso de Necaxa.

Igor Lichnovsky llegó en junio y jugó todos los minutos del torneo. El central se ganó el cariño de los de Aguascalientes con sus buenas actuaciones y bastante exentas de tarjetas. Víctor Dávila jugó prácticamente todo el torneo en la reserva – sub 20 del equipo, pero es una de las promesas en desarrollo del plantel, y esa es la misma razón porque los rayos contrataron a Marcelo Allende en septiembre, para que llegara este enero: como promesa a desarrollar. 

Matías Fernández dejó Europa luego de 10 años y llegó a tierras mexicanas luego de transcurridas 5 fechas: si bien no brilló como se esperaba, terminó el torneo alternando titularidad, además de no haber convertido goles, se presume que en el semestre que le queda, volverá a ser el Matigol que deslumbró en varios equipos.

Ángelo Sagal dejó Chile, luego de ser la vedette del fútbol nacional, y llegó a Pachuca, donde compartió camarín por un semestre con Edson Puch. Pese a que la tenía difícil, compartiendo camarín con muchos otros delanteros, además de llegar de capa caída tras su Copa Confederaciones para el olvido, logró hacerse un espacio en el equipo que salió tercero en el mundial de Clubes de 2017. Sin contar que hizo un gol en el último partido que jugaron en Emiratos Árabes Unidos.

Edson Puch sí que tuvo un mal segundo semestre. Luego de triunfar en Necaxa, ayudarlos a ascender, y a mantenerse en su primer año de vuelta en Liga MX, se fue a Pachuca, como uno de los refuerzos de quien más se esperaba. Pero le fue mal. Pasó lesionado, hizo poquísimos goles, jugó muy poco en todos los torneos, y terminó partiendo a préstamo a Querétaro, club que vuelve a tener un chileno en sus filas, ya que, aunque son dueños del pase de Patricio Rubio, no lo quieren en el equipo y lo mandan a préstamo constantemente.

Pumas es uno de los equipos más grandes de México, y remecieron tierras chilenas con el arribo de Nicolás Castillo a su plantel en enero, que venía de ser bi-goleador y bi-campeón con Universidad Católica en 2016. Y aunque Nico hizo muchísimos goles, tuvo una lesión rebelde de tobillo que lo afectó y volvió a afectar en varias ocasiones del año, además de las constantes expulsiones, que hicieron que el “Killer” y su equipo terminaran el 2017 en las últimas posiciones. 

Marcelo Díaz fue otro de los que llegaron a Ciudad Universitaria este año. Pese a que lo hizo bastante bien y los hinchas se mostraron conformes con su desempeño en los 3 meses que alcanzó a jugar, su 2017 fue malísimo, ya que fue acusado de ser el culpable de la derrota de La Roja en la final de la Copa Confederaciones, y de la no clasificación al mundial de Rusia 2018. Bryan Rabello estuvo todo el año en el club y pasó sin pena ni gloria, tanto así, que volvió este semestre a Santos Laguna (equipo dueño de su pase) y es considerado uno de los prescindibles de los santos.

Eduardo Vargas tuvo el 2017 más soñado que pudo imaginar. Llegó a Tigres el primer semestre, luego de varios años dando bote en equipos europeos. Aunque su primera mitad en México no fue muy buena y terminó peleado con el director técnico, además de presumirse que dejaría el equipo, el segundo semestre la rompió. Tigres salió campeón de campeones de México, final ganada a Chivas de Guadalajara con gol de Turboman. Además, salieron campeones del Apertura 2017, final que le ganaron a Monterrey, que era el favorito indiscutido, terminó el torneo en la punta y arrasó con todos los clubes que se habían puesto en su frente. Edu se aburrió de hacer goles, se ganó el puesto indiscutido en la titularidad y por fin volvió a ser el Vargas que ayudó a Universidad de Chile salir campeón de la Sudamericana 2011.

Osvaldo González no abandona el once titular de Toluca, club que le tiene muchísimo cariño y respeto, donde está desde 2016. Además, no estará solo, ya que Fabián Monilla, juvenil de Universidad Católica, llegó a préstamo por un año desde Universidad Católica, con opción de compra, y se espera que se utilice con él con una fórmula parecida a la usada en Necaxa con Allende y Dávila, donde el juvenil juega más en la reserva que en el equipo titular para que gane experiencia.

Fernando Meneses lleva años en Veracruz, pero estuvo todo 2017 a préstamo en Unión Española. Hace solo unos días volvió a tierras aztecas, para terminar los 6 meses que le quedan de contrato, donde aún tiene que ver si está en los planes (o no) del técnico. Felipe Flores también estuvo en los Tiburones el primer semestre, pero finalizó contrato, no renovó, y lleva 6 meses sin club, los cuales ha dedicado a organizar conciertos de reggaetón y cumbia en nuestro país.

ASCENSO MX

En el Ascenso, 8 son los chilenos que participan este año. Celaya FC tiene a Sergio Riffo y a Luis Pavez, quien estuvo en el primer semestre en Potros UAEM. Además, tuvieron a Felipe Barrientos, juvenil que hoy está a préstamo en Palestino. En Potros, Pavez fue compañero de Francisco Pizarro, quien se fue de mala forma, con deudas y amenazas de parte de los dirigentes, y que hoy se encuentra sin club.

Sergio Vergara dejó Pachuca para integrar las filas de Mineros de Zacatecas, Óscar Hernández partió desde Unión Española a Atlético de San Luis, la filial de Atlético de Madrid en México. Josepablo Monreal viajó desde Curicó Unido a Dorados de Sinaloa, donde no alcanzó a compartir camarín con Patricio Rubio, que volvió a Everton el segundo semestre.

Christian Jelves de Arica se fue a Curicó, y a las dos semanas viajó a Murciélagos, que tuviera como técnico al Fantasma Figueroa. Y en Atlante, club que tuviera a Chamagol González y Esteban Paredes en sus filas anteriormente, tiene entre sus filas a Juan Abarca y Felipe Reynero.

Pero ¿qué tiene México que no tenga Chile? Además de ofrecerles sueldos mucho más altos a los jugadores que los que pueden alcanzar en nuestro país, el nivel es superior puesto que tienen estrellas caladas en casi todos los equipos, que hacen crecer a los futbolistas, como ha sido, por ejemplo, el caso de Eduardo Vargas con André Pierre Gignac.

Además, varios de los chilenos que han llegado a las tierras de las rancheras han declarado sentirse cómodos teniendo a tantos compatriotas cerca suyo, y sobre todo como compañeros en sus equipos, como ha sido el caso de los nacionales en Necaxa, y ahora de Toselli y Henríquez en Atlas. 

También, es muy común ver cómo los chilenos celebran cumpleaños o pasan vacaciones con otros compatriotas, como Diego Valdés con Felipe Mora, o las fiestas patrias de los chicos de Cruz Azul, Pumas y Monarcas Morelia, todos juntos.

¿Llegarán más chilenos a México de cara al 2018? Eso está por verse, pero de seguro que así será.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo