El derbi de Manchester terminó con una batalla campal entre 20 personas que dejó a Arteta con un corte en la frente y a Mou bañado en leche

A pesar de que en la cancha acabó todo bien, Mourinho no soportó la celebración en los vestuarios y se lo hizo saber a los Ciudadanos. Ederson y Lukaku fueron los principales protagonistas de la pelea.

Manchester City casi que aseguró la Premier League tras derrotar en Old Trafford al Manchester United por 2-1. Y tras la caída, José Mourinho sintió como una falta de respeto la efusiva celebración que tenían los dirigidos de Guardiola en el vestuario y provocó una batalla campal.

The Sun afirmó que el DT de los Diablos Rojos pidió un poco de respeto, mientras iba a la zona de conferencia de prensa, y fue Ederson quien lo escuchó y comenzó a insultar al luso. Ahí empezó todo y se comenzaron a acercar miembros del equipo local.

En total fueron 20 jugadores y elementos del staff técnico de ambos cuadros que terminaron en una batalla campal. Botellazos iban y venían, incluso, Mourinho terminó empapado con agua y leche, mientras que Mikel Arteta quedó con un corte en la frente.

Además, los medios ingleses aseguran que Romelu Lukaku participó activamente de la gresca. De todos modos, Mou y Guardiola negaron en conferencia de prensa todo lo ocurrido.

Foto: Getty Images.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo