Chile uno a uno: Pizzi encontró algo de oxígeno gracias al Rey Arturo

En un partido discreto, la Roja consiguió un triunfo agónico ante un rival que era el más abordable del grupo gracias a dos tantos de Vidal. 

Claudio Bravo: Tras no tener trabajo, llegó el balazo de Jhasmani Campos. Es un golazo, pero el capitán la alcanzó a tocar y dio un paso a la izquierda antes del lanzamiento, alejándose de su palo. Con su rapidez de piernas habitual y mejor ubicación da para pensar, ya que alcanzó a hacer contacto con el balón, que podía sacarla.

Mauricio Isla: Salió mal haciendo una línea de offside que no dejó inhabilitado a Yasmani Duk, pero el asistente se equivocó cuando el boliviano se iba solo. Terminó reemplazado por un José Pedro Fuenzalida que, a ojos de Pizzi, puede que le termine ganando la pulseada.

Gary Medel: No tuvo mucho trabajo y se dio maña para llegar hasta el mediocampo, pero en la última jugada se quedó dormido con la marca de un Ramallo que se lo perdió solo llegando casi hasta área chica.

Gonzalo Jara: Metió un lujo, algún cambio de frente, una que otra salida errada. No fue muy apremiado por el elenco boliviano.

Jean Beausejour: Recién en el segundo tiempo ganó línea de fondo enviando algunos centros, aunque no con tanta precisión. Tuvo un par de remates francos al arco que fueron bloqueados.

Arturo Vidal: Salvó el buque sin brillar. Tras un primer tiempo errático, entrando al complemento metió una gran jugada con Mauricio Pinilla para el gol y anotó el penal con total frialdad.

Charles Aránguiz: Sigue al debe con respecto a la vara que él mismo dejó desde que se transformó en inamovible en la Roja y en pilar del campeón de América. Erró en la jugada donde Duk quedó solo y en ofensiva no generó.

Pedro Pablo Hernández: Fue enviado a jugar sorpresivamente de volante de contención, reemplazando a Marcelo Díaz no sólo por la lesión de Carepato, sino que posicionalmente. A veces le costó, porque no siente la marca, y sus mejores pasajes fue cuando se descolgó para tratar de meter algún pase filtrado o un remate de fuera del área. Sería bueno verlo más adelante.

Fabián Orellana: Poco aporte. No desbordó, no ganó ningún duelo personal y no logró profundizar.

Mauricio Pinilla: Desaparecido y desabastecido en el primer tiempo. Trató de cargarse por los costados para ensayar algún centro pero era él el que debía recibir esos envíos. Antes de salir, metió las dos mejores jugadas de su paso por este encuentro, con una gran devolución a Arturo Vidal ejerciendo de pivote en el gol del Rey y luego con una chilena interesante.

Alexis Sánchez: Intentó, se enganchó, filtró un par de balones, pero insuficiente. Con su nivel debió desequilibrar mucho más.

(57') Eduardo Vargas: Ausente. No logró combinar ni arrastrar marcas. Menos generar peligro. Sigue al debe y no ha logrado ser ese goleador desequilibrante de la era Sampaoli.

(67') Edson Puch: El que mejor entró. Tuvo un gol pero le quedó incómoda y al menos algo exigió en el mano a mano. Debería ganarle el puesto a Orellana.

(76') José Pedro Fuenzalida: Le gusta a Pizzi y, seguramente, le puede ganar el puesto a Isla a ojos del actual DT de la Roja. No fue factor, aunque intentó ayudar a volcar la cancha cuando Chile estaba desesperado.

DT Juan Antonio Pizzi: Sorprendió con Pedro Pablo Hernández en posición de 6 teniendo a Francisco Silva para esa función. El Tucu no destiñó, pero no sient la marca y por ahí Bolivia metió un par de contras. El del Celta se vio algo desorientado por momentos y encontró su mejor forma cuando se fue a posiciones ofensivas, donde le corresponde. Insistió con Orellana en desmedro de un Puch que tiene mejor presente en la selección y sacó a Pinilla cuando estaba empezando a combinar con un Vidal que se prendía para poner a Vargas. ¿El problema? Su equipo siguió buscando centros sin tener ya un 9 clásico. Para eso pudo meter a Castillo. El triunfo le da algo de oxígeno, pero estuvo lejos de sacudirse de las dudas.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo