Informe: Las monumentales cifras de ingresos que le aseguran al PSG un triunfazo económico tras sumar a Neymar

Si bien el costo de la transferencia de Neymar superará los 750 millones de euros por los cinco años de contrato, el club francés de capitales qataríes sabe que con un par de buenas campañas del crack el retorno en dinero será brutal.

Tras la llegada de Neymar al PSG el club de París deberá afrontar un altísimo gasto anual por las próximas cinco temporadas, lo que evidencia la enorme diferencia económica con el resto de los clubes franceses y gran parte de los europeos que pusieron el grito en el cielo frente a la UEFA para impedir fichajes tan altos. Esta inversión puso al cuadro de la capital entre los clubes top por primera vez en su historia.

¿Cuánto le cuesta al PSG?

Si bien el pago del pase es de 222 millones de euros libres de impuestos, el PSG deberá afrontar también la altísima tasa impositiva que en Francia exige pagar el 69% de los altos salarios como ocurre en el caso del astro brasileño. Las versiones más confiables dicen que Neymar ganará 30 millones de euros limpios de impuestos, con el siguiente costo superior para su club que sí debe pagar el tributo de su jugador y evitarle los malos momentos que vivió el brasileño con Hacienda de España.

Además tendrá que pagar montos que llegarían a 50 millones de euros directamente al astro y a su padre como prima de la transferencia y afrontar el IVA y el impuesto a la Renta de Personas Físicas que hacen elevar la transferencia total, considerando los cinco años de contrato, a más de 750 millones de euros por llevarse al crack.

Esta enormidad de recursos que deberá afrontar el PSG hace preocuparse a todo el fútbol europeo, ya que pese a que el Fair Play financiero exige a los clubes no endeudarse a más de 30 millones de euros por temporada, el club parcializará los gastos por cada año de contrato y espera retribuir el costo con los ingresos asociados a la llegada de uno de los jugadores más importantes y con mayor proyección del mundo tanto en la cancha como en el marketing.

La primera ganancia directa del PSG fue la venta de camisetas, que en la tienda oficial cuesta entre 100 y 154 euros –entre 76 mil y 117 mil pesos- y que en su primer día entregó 10mil a hinchas. Esta venta será constante a medida que el astro rinda en la cancha y comience a jugar partidos claves. Cabe recordar que Nike auspicia tanto a Neymar como al PSG, situación que hace más simple los acuerdos entre las partes y el potenciamiento del ‘producto Neymar’. También el PSG espera confirmar la venta de abonos de su estadio que van desde los 430 a los 1130 euros por hincha, aspecto que debería asegurar un estadio lleno por cada partido.

Sin embargo los mayores ingresos que pretende obtener el PSG, es por la valoración del club, la TV y los premios a conseguir en Champions League. Por ejemplo, el campeón del principal torneo europeo recibe cerca de 54 millones de euros en premios, siendo un poco menor por llegar a semifinales o perder la final.

Esta importante ganancia directa por la compra de Neymar, permitirá a los dueños del PSG- club propiedad de la  Qatar Investment Authority que llegó  en 2011 tras pagar 50 millones de euros por la propiedad. Pertenece a un fondo soberano de inversión que trabaja codo a codo con su gobierno para publicitar la pequeña nación árabe y también para mejorar la imagen del Mundial del 2022 - hacer ingresar aún más dinero sin tener la necesidad de abonar directamente al club. ¿Cómo Qatar entrega dinero al club? Simple. Auspicio directo.

Además, el PSG es un club muy rico y está sobre el Arsenal o Chelsea en rankings internacionales de ingresos. Según la Agencia Deloitte el club francés fue el 6° con mayores ingresos en la temporada anterior con 520 millones de euros, 40 más que el año anterior. El que más ingresa es el Man. United con 689 millones, seguido por el Barcelona y el Madrid con 620millones.

Entre los ingresos del PSG de la temporada anterior, un 18% viene de la venta de entradas, un 24% en la TV y un 58% por publicidad y negocios. Este monto ha ido creciendo de manera importante, por ejemplo pasó del 2012 de ingresar 221 millones al 2016, 521 millones. Además de los triunfos deportivos, la potencia del club en los índices internacionales de valoración, la presencia clave en los medios de comunicación y la enorme estrategia de marketing asociado a Neymar, también es clave que un club de segundo orden llegue y le pueda comprar el segundo mejor jugador a uno de los equipos más importantes del mundo. Barcelona baja en presencia y sube el PSG, lo que directamente le hace producir más ingresos.

Esto sin considerar que los dueños del PSG también están en el control de la televisión Bein Sports, filial de Al Jazeera que tiene los derechos de transmisión de varias ligas y que puede hacer negocios de transmisión de partidos con el club del cual son dueños.

Ni un peso al fisco español

Otro de los perjudicados tras la venta de Neymar es el fisco español, debido a que no obtendrá ingresos por el traspaso pese al monumental monto. Esto ocurre porque desde el 2016 el pago de cláusulas de rescisión no está sujeto a la imposición arancelaria en ese país como sí lo está una venta o préstamo que deben pagar el IVA correspondiente.

Ante esta situación se entiende por qué fue Neymar por medio de sus abogados quien pagó los 222 millones de euros de su cláusula de rescisión con un poderoso cheque. Si bien era indirectamente dinero del PSG, para términos fiscales fue el jugador quien se liberó de su club e impidió al estado español ingresar cerca de 200 millones de euros sólo en impuestos según confirmó El País. Esta situación ayudó al PSG a cancelar el pase de Neymar libre de impuestos y ahorrarse los tributos por comprar a un jugador que habría hecho duplicar el monto total de la operación.

Esto ha hecho que varios clubes prefieran pagar la cláusula de rescisión completa que comprar a un jugador por un par de millones de euros menos. Esto se hace con generalidad en Europa donde las tasas de impuestos son tan altas. Por ejemplo en 2013 el Bayern pagó 20 millones de euros por la cláusula de Thiago Alcántara y no los 18 millones que pedía el Barcelona, en la totalidad de la operación se ahorró un monto bastante superior a esos dos millones “extra” en el pase.

Este movimiento dejará a La Liga sin una de sus principales figuras con todo lo que significará para sus clubes que indirectamente se desvalorizarán en temas de atractivo publicitario. Además se suma a que un club de un torneo rival se potencie. Esto hizo que la dirigencia del torneo español intentara bloquear la transferencia acusando que se incumplía el Fair Play Financiero, a lo que la Ligue 1 pidió oficialmente que esto no ocurriera y se permitiera el traspaso que finalmente ocurrió bajo la atenta mirada de la UEFA.

¿Qué ocurre con Francia?

A diferencia del PSG, prácticamente todos los otros clubes de la Ligue 1 sufren de sobremanera con los impuestos a la renta para salarios sobre el millón de euros al año. Es por esto que de los 10 sueldos más altos que existían previo a la llegada de Neymar, siete eran de jugadores del cuadro de París. Además uno del Mónaco, el único club que puede pelear en este estamento al PSG.

Debido a que Mónaco es un principado con leyes impositivas diferentes a las de Francia, el cuadro del sur es el único en toda la Ligue 1 que paga menos impuestos a la renta, lo que reduce notablemente los costos de mantener a jugadores estrella. Ante esto, de los 20 clubes de la Ligue 1, sólo dos pueden hacer frente de buena forma al cobro del fisco francés. En España, como ejemplo, el jugador que más paga impuestos por su salario es Messi con más del 50%, cerca de un 20% menos que lo que hará Neymar en Francia.

Cuando en Francia se implementó este aumento de cobro de impuestos a las mayores fortunas y por consiguiente a los clubes, se discutió agregar al AS Mónaco a la misma regla del resto de los clubes, pero al ser un equipo ‘extranjero’ dentro de la misma liga, se prefirió hacer una excepción y mantener las políticas del principado que precisamente trabajan con bajos montos en el IVA y el Impuesto a la Renta para atraer inversiones. Sin embargo, en 2015 la UEFA limitó la inversión del Mónaco y lo castigó con el Fair Play Financiero a pagar 13 millones de euros. Los ingresos del club del principado son escuálidos frente a los del club de París, partiendo de la base que no son capaces de llenar su estadio prácticamente nunca durante la temporada.

Sin embargo, la posibilidad de que el PSG sea el dueño y señor de Francia –tal como lo hace el Bayern en Alemania- ayuda indirectamente a todos los otros clubes ya que es la Ligue 1 la que se beneficia y todos los otros equipos obtendrán ingresos directos por enfrentar al astro de los 222millones de euros. Pese a que recibirán más ingresos por TV, por auspicios y por venta de entradas, también tienen claro que no tendrán muchas posibilidades de ganar la liga.

Por ejemplo, el presidente del Lyon, Jean-Michael Aulas, criticó la enorme diferencia que existe entre el PSG y el resto de los clubes y le pidió a la UEFA que intervenga y exija que se cumpla el Fair Play Financiero, que a la larga sólo regula mantener controlados los gastos, pero no las inversiones que sí se pueden justificar. Más en un país como Francia donde los multimillonarios árabes no sólo se hicieron de clubes, sino que de un importante porcentaje del mercado inmobiliario en las zonas más exclusivas de la capital.

“Frente a inversores como el Estado de Qatar, que genera enormes ingresos ligados a la producción de gas, no podemos luchar. Por ejemplo, la operación Neymar costará al PSG más de 1.000 millones de euros en los cinco años. Es desproporcionado. Como el club no generará ingresos a la altura de esos gastos, va a desequilibrar una economía que ya tenía problemas para organizarse, una burbuja que puede estallar cualquier momento”, lanzó a France Football.

¿Será rentable?

Si bien el producto Neymar puede sustentarse durante bastante tiempo generando ingresos incluso sin jugar ningún partido, ya se vio el estadio lleno y una fiesta por sólo ver al crack ser presentado y son decenas de miles de camisetas que ya se han vendido, todo quedará supeditado a que el astro rinda en la cancha.

Si por alguna lesión o baja de rendimiento Neymar no es trascendente y simplemente decepciona, esto hará que la inversión del PSG sea una simple generación de pérdidas que los dueños qataríes deberán subsidiar con mayor inversión, mayor poder de auspicio, o el Fair Play Financiero los castigará.

Sin embargo, el astro Neymar de 25 años  ya ha puesto al PSG en el tope. Sus seguidores en redes sociales van en aumento, su número de hinchas en todo el mundo también y eso ya es una ganancia que sólo se podrá ver a futuro más próximo. Mientras, el crack tiene en sus espaldas los 222 millones de euros de inversión y la exigencia de que esta vez sea la estrella de su equipo y no el verdugo como en los octavos de final de la Champions anterior, donde gracias principalmente al brasileño fue el Barcelona quien sacó al PSG del torneo con una remontada épica. Momento clave para la determinación de los qataríes de quedarse con el –seguramente- próximo mejor jugador del mundo.

Lo que es claro, es que el PSG se quedó con el jugador con mayor proyección y espera, además, que a Brasil le vaya bien en el próximo mundial de Rusia 2018 y el de Qatar 2022. Saben que si el astro Neymar hace un gran torneo con su equipo nacional es claro que los ingresos que obtendrán serán aún mayores, provocando que Barcelona lamente aún más que se le escapara el talentosísimo astro.

Foto: Getty Images

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo