Fiscal decide que Eugenio Mena deberá dar charlas y hacer una donación por manejar en estado de ebriedad en Curacaví

El defensor de la selección chilena fue formalizado por conducir bajo influencia del alcohol en la antesala del viaje de la Roja a la Copa de las Confederaciones. El procedimiento quedó suspendido esta mañana en el Juzgado de Garantía.

El futbolista Eugenio Mena deberá realizar una serie de charlas y una donación a una institución sin fines de lucro como condición para suspender el procedimiento que se levantó en su contra el 5 de junio pasado, cuando fue sorprendido mientras manejaba a exceso de velocidad y bajo la influencia del alcohol a horas de que la selección chilena viajara a Rusia en su preparación para la Copa de las Confederaciones.

En esa oportunidad el jugador de Sport Recife de Brasil quedó citado al Juzgado de Garantía de Curacaví y esta mañana el Fiscal Jefe Cristián Cáceres lo formalizó por conducción en estado de ebriedad. Sin embargo, llegó a un acuerdo para que se decretara la suspensión condicional del procedimiento, con una serie de tareas de beneficencia además de la suspensión de su licencia de conducir.

Según el fiscal Cáceres, "las medidas fueron más rigurosas por ser una persona pública. Está la suspensión de la licencia de conducir por dos años, pagar una determinada suma a dos instituciones de beneficencia local, fijar domicilio en el territorio y hacer una charla motivacional a una institución deportiva local". Los tres millones de pesos de multa se dividirán en un aporte a Bomberos de Curacaví y a la Unidad de Discapacitados local.

Mena debió regresar de Brasil después de jugar el domingo ante Palmeiras, para estar presente en la audiencia, a casi dos meses del incidente en el que fue detenido mientras manejaba su vehículo a exceso de velocidad (160 km/h en zona de 120) y luego se determinó que lo hacía bajo la influencia del alcohol, con resultado de 1,16 en la alcoholemia de rigor que se le practicó.

"Fue un error mío y como persona que soy vengo asumir la responsabilidad. Cometí un error, no fue nada más que una situación incómoda y aquí estoy, asumiéndolo. Se hablaron muchas cosas, pero es parte del error que se cometió", dijo Keno cuando se refirió a esta situación el 7 de junio pasado, en medio de la preparación de la Roja en Rusia.

La reclusión de Mena después de los hechos de junio no era obligatoria, ya que no existía daño material ni lesiones. De todas formas, el jugador formado en Santiago Wanderers arriesgaba sanciones que van de los 61 a 540 días de detención, suspensión de licencia por dos años y multas hasta 5 unidades tributarias.

Foto: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

Revive #RedGolAlDia