Roberto Carlos se hace presente en Australia y revoluciona Melbourne

El ex campeón del mundo está en el continente oceánico en negociaciones con el South Melbourne. En Australia esperan una revolución en su liga de fútbol. Agotaron en horas las entradas para el amistoso de Brasil vs. Argentina.

Por Daniel Campos, corresponsal de RedGol en Australia.

El retirado astro zurdo brasilero Roberto Carlos se desempeña de embajador y director del Real Madrid para los continentes de Asia y Oceanía. Y qué mejor período de año para viajar y representar el club merengue a víspera de su finalísima este fin de semana en Cardiff por la UEFA Champions League.

Esta semana el ex-lateral ha alzado su mano y se ha puesto a disposición de negociaciones formales con el club australiano, South Melbourne.

Con un histórico pasado, el club de origen griego ha contribuido enormemente a la historia del balompié australiano. A nivel mundial, es mejor recordado como representante de Oceanía en el inaugural Mundial de Clubes que se disputó en Brasil en el año 2000.

Tampoco ha sido ajeno de contratar directores técnicos de renombre cuando en 1989 firmó al gran húngaro, el ahora fallecido Ferenc Puskas. Bajo su dirección, South Melbourne consagró campeón australiano en el año 1991.

La llegada de Roberto Carlos repetiría el arribo de un ex Madridista donde claramente South Melbourne quiere emitir un fuerte mensaje de intento de poderío y un remezón al status quo, a la federación australiana de fútbol.

El ente rector australiano decidió el año 2004 remover a South Melbourne de la liga nacional cuando formó una nueva liga nacional, el actual "A League" conformando sólo de consorcios de franquicias con licencias aprobadas. Todo club con vínculos de alguna comunidad extranjera o de emigrantes fueron expulsados a causa de la creación de la nueva competencia la cual cumple doce años de existencia.

Es por ésta razón que South Melbourne sigue empujando en sus campañas de publicidad y relaciones públicas con sangre en el ojo en su deseo de volver a la división de honor, eso sí, por secretaría.

En Australia no existe el ascenso y descenso. Los clubes que compiten fuera de la primera división son en mayoría semi-profesional y bajo la pirámide nacional son separados y compiten de acuerdo a sus estados federales y legislativos - algo similar a la geografía de Brasil con sus campeonatos estatales.

Este año sin embargo ha marcado una fuerte discusión donde más de 60 clubes de las ligas estatales se han reunido a la mesa para formar una asociación de clubes y así presentar un proyecto a la federación de fútbol para formar una segunda división profesional. La federación está bajo presión de cumplir con ésta medida por la FIFA y la confederación asiática AFC para el 2019.

Bajo esta consigna, South Melbourne está dispuesto a volver a la cúspide. Su actual presidente dice que primero que todo, el club no sigue ligado a la comunidad griega de la ciudad y, otro requisito fuerte es su estado propio evaluado en $70 millones que ha sido renovado hace tres años atrás. Además, posee de un club de fútbol femenino y cuenta con una muy generosa y poderosa cuenta bancaria con auspicios de renombre.

"Lo que he visto esta semana me ha impresionado, su estadio y sus dirigentes. No conocía el país, y he llegado a un club donde hay ambición y una mentalidad ganadora”, explicó el ex campeón del mundo.

"Si el club está dispuesto a empezar desde abajo, en segunda y pelear su ascenso entonces yo estaría feliz en ser partícipe de este desafío", sentenció.

Todo esto ha causado revuelo en la ciudad que espera la llegada de Brasil y Argentina con Jorge Sampaoli a cargo semana que viene para disputar un duelo amistoso donde las entradas se agotaron en cuestión de horas.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo