Matías Fernández fue elegido el mejor jugador en el que pudo ser su último partido por el Milan en San Siro

El volante del cuadro lombardo trascendió aunque jugó solamente un tiempo el fin de semana en el cierre de la Serie A. "Si Milan consiguió ganar se lo debe a Fernández", indicaron en el sitio oficial del equipo rossonero.

El chileno Matías Fernández fue galardonado como el mejor jugador de la victoria por 3-0 de Milan sobre Bologna, que cerró la participación como local de los rossoneros en Serie A y abrochó la clasificación a la próxima Europa League. Matigol recibió la votación más alta en el Audi Player Index, que lo hizo ganador del premio al MVP de la última fecha del campeonato italiano.

"No anotó goles, pero hizo anotarlos. Aunque jugó solamente un tiempo (ingresó por Andrea Bertolacci después del descanso) resultó decisivo. Si en el complemento el Milan alcanzó la victoria, se lo debe al factor Mati Fernández: fundamental con dos asistencias para el primero y el tercer gol. Un sombrerito con suavidad y calidad para la anotación de Deulofeu, y buen desborde y pase final para Gianluca Lapadula en el tercero", detalló el sitio del club.

El chileno se impuso con 738 votos en la elección, seguido del argentino Gabriel Paletta (721), el alemán Mario Pasalic (647) y el japonés Keisuke Honda (630). En las estadísticas, Matigol registró dos asistencias, 37 pases correctos, tres oportunidades de gol creadas y destacó hasta en el plano defensivo, con seis recuperaciones, solo superado por Riccardo Montolivo.

Aún no se define el futuro de Fernández en el cuadro rossonero. Su préstamo por una temporada expira al término de la campaña del Milan, equipo que ahora debe definir si hace efectiva la opción de compra del pase (un millón de euros) u obliga al chileno a regresar a Fiorentina, para su último año de contrato. En esa coyuntura, el calerano también podrá negociar como jugador libre.

Fotos: Getty Images y Milan

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo