Manchester City y Bayern Múnich protagonizan la última batalla para quedarse con Alexis Sánchez

La prensa europea se debate entre los equipos de Pep Guardiola y Carlo Ancelotti como grandes candidatos a hacerse de los servicios del Niño Maravilla. La decisión podría tomarse después de la Copa de las Confederaciones.

Después de que apareciera más de una decena de interesados, de clubes de todo Europa y hasta la exótica China por Alexis Sánchez , en definitiva habrá solo dos contendientes en la lucha por quedarse con el pase del delantero de Arsenal. La prensa internacional coincide hoy en que Manchester City y Bayern Múnich son los dos equipos que se mantienen en pugna por el chileno.

"Batalla por Alexis" señalan los expertos. Según el Mirror, en el City "ya están al tanto de la aprobación" del delantero, quien no querría cambiarse de la Premier League. Y aunque Arsene Wenger se opone a venderlo a un rival directo, en definitiva no podrá decir que no a una oferta superior a los 50 millones de euros.

La situación toma más cuerpo en Bayern Múnich. Carlo Ancelotti ya lo quiso en la Juventus, pero se adelantó Barcelona. Ahora va de nuevo por el chileno, que además recibió el mensaje de Arturo Vidal: "Tiene que medirse con los mejores", reconoció para acercarlo más al cuadro bávaro.

http://redgol.cl/gallery/200-goles-de-alexis-sanchez-en-su-carrera

La presencia de Fernando Felicevich en Múnich, con motivo precisamente del cumpleaños del Rey Arturo, llevó al Daily Star a hacer aún más planes con Alexis en el Bayern, donde también se especula con una oferta superior a los 50 millones de euros.

Alexis Sánchez termina contrato con Arsenal al término de la próxima temporada, pero ya está en condiciones de negociar como jugador libre pagando a los Gunners lo que le queda de contrato. Por eso los ingleses han buscado inructuosamente su renovación, la que se discutirá a partir del final de la presente campaña.

Fotos: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo