MENU

Insólito: Faltan 22 partidos en Primera B y no hay nada que pelear hasta el final del campeonato

La temprana coronación de Curicó Unido dejó un desolador panorama en la categoría de plata del fútbol chileno. Solo un milagro de La Serena podría alterar la clasificación final en el ascenso.

El campeonato de Primera B llegó ayer a su punto cúlmine con el empate 0-0 entre Curicó Unido y Copiapó, que coronó campeón al cuadro de Luis Marcoleta y sentenció su ascenso a Primera división. Lo malo es que quedan 22 partidos por jugarse y no hay nada que pelear, en un torneo en el que no hay descenso y termina a fin de mes.

La desafiliación de Deportes Concepción en abril del año pasado dejó la categoría con 15 equipos, por lo que se omitió el descenso en esta temporada para completar el número original de equipos con el ganador de la Segunda División Profesional (Barnechea y Melipilla son los líderes), y recién bajará un club en el próximo Torneo de Transición 2017.

Quedan tres fechas, con siete partidos por cada una, y además un encuentro pendiente entre Valdivia y La Serena. Este cotejo es el que deja amarrada la última definición. San Marcos se está clasificando a la semifinal de promoción, que definirá al equipo que jugará por el ascenso el próximo semestre, en el segundo lugar del campeonato. Solo lo pueder alcanzar La Serena, pero tienen que ganar los cuatro partidos restantes, ya que están a once puntos de los Bravos del Morro.

Todo lo que queda es arroz graneado. Nada que pelear, excepto la simbólica posición en la tabla de posiciones y la necesidad de los equipos por mantenerse a flote desde el punto de vista financiero, que ya tiene con problemas a Cobreloa, Valdivia, Puerto Montt y Unión La Calera.

El torneo finaliza el último fin de semana de abril y las acciones se retomarán casi tres meses después, con el mencionado Torneo de Transición.

Fotos: Agencia Uno

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda