Una pausa necesaria

Darío Sanhueza

Panelista de radio @dalealbo. Abogado en mis tiempos libres.

Columna alba acerca del magro empate del Popular ante Huachipato, que frena una buena racha de resultados y juego del equipo, y lo importante que puede ser el receso por fecha FIFA.

El Cacique, en su último partido antes del receso FIFA, recibía a un Huachipato muy necesitado de retomar el buen juego que indica los jugadores que tiene, pero sobre todo necesitado de puntos, tras perder los últimos tres encuentros. Evidentemente el favoritismo estaba del lado de Colo Colo, por su gran campaña y por jugar en casa, un detalle no menor.

Sin embargo, en el encuentro terminaron sucediendo cosas no acostumbradas en el período a cargo de Pablo Guede, más allá de que en sus primeros partidos el equipo no daba el tono. En esta oportunidad, el Cacique nunca terminó de fluir en la cancha, se vio adormecido y con algunos espasmos de energía que fueron insuficientes para hacerle daño a un cuadro rival que, a grandes rasgos, hizo más merecimientos que el Popular para llevarse los tres puntos hacia el sur.

El primer tiempo mandó señales inmediatas: un error defensivo de Colo Colo encontró solo a Ángelo Sagal, maniobra en la que por suerte Paulo Garcés estuvo excelente para achicar el ángulo y salvar la valla alba . Y lo que uno podría haber pensado –optimistamente, por cierto–, que el equipo con esto iba a reaccionar, lamentablemente sólo se dio a cuentagotas.

Durante el primer lapso el equipo tuvo bastante más la pelota que Huachipato, pero los que estaban más cerca de hacer daño eran los de Talcahuano. Un error grosero de Garcés con los pies –parece que es al menos uno por fecha– demandó una inteligente maniobra de Barroso para rescatar el balón de la línea, y sólo un milagro digno de peregrinación a Lo Vásquez provocó que Carlos González no anotara solo frente al arco tras buen centro de Sagal. El Cacique sólo tuvo una ocasión clara terminando el primer lapso, con un buen cabezazo de Paredes, aunque algo exigido y bien controlado por Lampe .

Nos fuimos al entretiempo con la sensación de que el café tenía que estar menos aguachento que nunca para que el equipo reaccionara, pero lamentablemente sólo fueron intenciones y escaso fútbol y chispa. Las acciones más peligrosas también corrieron por cuenta de los sureños, y la primera clara fue una maniobra en que César Valenzuela entró solo, casi en el punto penal, pero por suerte definió al medio y el balón pudo ser contenido por Garcés, que si bien cada vez que debía intervenir con los pies provocaba al espectador una sensación de incertidumbre sólo comparable a manejar un auto con los ojos cerrados, hay que ser justos y reconocer que en buena parte el Cacique rescató un punto gracias a sus buenas intervenciones .

La imprecisión reinó en el lado albo durante todo el encuentro, especialmente en los hombres llamados a desequilibrar en la parte media, como Ramón Fernández y el Pájaro, que no tuvieron una jornada muy afortunada en la distribución de pelota . Tampoco Esteban tuvo un partido iluminado, siendo bien controlado por la defensa acerera, con muy buenas actuaciones de Huerta y especialmente de Merlo. Por otra parte, la cantidad de pelotazos y centros enviados más atrás de los yuyos fueron la tendencia durante este partido, con un Véjar que si bien aportó energía y velocidad, no lo hizo muy bien en cuanto a precisión.

Igual el Cacique pudo haberlo ganado, con un gran pivoteo de Paredes que encontró a un Rivero aún no suficientemente liberado del óxido que le ha traído estar tanto tiempo sin competir, y que no pudo marcar pese a haberse posicionado favorablemente, pero sin dudas el que estuvo más cerca fue Huachipato, con un par de aventuras del venezolano Soteldo y una contra bien definida por el paraguayo González donde Garcés estuvo soberbio . Así, finalmente un 0-0 amargo para todos: para los acereros porque, dentro de todo, estuvieron más cerca y quizás hayan merecido el triunfo; y para Colo Colo, porque eran tres puntos que seguramente estaban considerados en la planificación, y que no sólo no se obtuvieron, sino que el equipo mostró un bajón de nivel que sin dudas preocupa.

Por eso es tan importante esta pausa en el camino que permite esta fecha FIFA, no sólo para recuperar a varios de los caídos (Meza, Pavez y sobre todo Morales, a Colo Colo le lloró su precisión en este encuentro), sino que para abrir ventanas a una habitación que en el último partido se notó con su aire pesado . Los más catastrofistas podrán pensar que se viene un bajón, que la respuesta del plantel al discurso del cuerpo técnico puede estar empezando a caer en cierto desgaste, pero por ahora parece no ser el caso, o al menos, esta pausa nos puede venir bien para tratar de evitarlo.

Tampoco hay que olvidar que tener 17 de 21 puntos posibles está lejísimos de ser algo malo, o permitir que un empate de local nos haga impedir aspirar a ser campeones, pero sí hay que hacerle caso a las señales y no hacer como que no pasó nada. Esta pausa necesaria nos puede, y nos debe, venir bien, para recobrar energías y hacerle frente a la segunda mitad del torneo sin otro objetivo que darlo todo para levantar la copa .

Foto: Agencia UNO

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

Revive #RedGolEnRusia con toda la Copa Confederaciones