Santi Cazorla: “El doctor me dijo: Si consigues volver a caminar con tu hijo por el jardín, date por satisfecho”

El volante español relató el drama que ha vivido tras la compleja lesión a su tobillo derecho, que lo tiene fuera de las canchas desde octubre del 2016 y que lo obligó a operarse ocho veces.

Santi Cazorla le confesó al Diario Marca el complejo proceso que ha debido enfrentar luego de sufrir una compleja lesión a su tobillo derecho y que lo ha tenido todo el 2017 fuera de las canchas y sin fecha posible de retorno.

Cazorla, de 32 años, contó el dolor altísimo que le ha provocado el problema y que lo llevó al quirófano ocho veces. Sufrió una infección en su tobillo y perdió varios centímetros de su talón de Aquiles por una infección. Incluso tuvo que realizarse un injerto de piel que sacó de su antebrazo izquierdo, en el mismo lugar donde tenía un tatuaje con el nombre de su hija.

Las primeras partes las aguantaba un poco mejor, si entraba en calor podía jugar, pero en el descanso, en cuanto me enfriaba un poco, se me saltaban las lágrimas. (El doctor) Vio que tenía una infección tremenda, que me había dañado parte del hueso calcáneo y comido el tendón de Aquiles, ¡me faltaban 8 centímetros!” , explicó Cazorla en la entrevista.

El volante comentó que en un comienzo los médicos le dijeron que era muy complejo que pudiera regresar al fútbol y que incluso se debía preparar para el retiro. Las mayores complicaciones ocurrieron ya que el jugador seguía jugando pese a tener una herida compleja en su tobillo y que todo radicó en que “ el problema es que no cicatrizaba y las heridas volvían a abrirse, se infectaban”.

“Si consigues volver a caminar con tu hijo por el jardín, date por satisfecho, me dijeron”, lanzó Cazorla recordando el duro comienzo en donde los médicos simplemente no sabían cómo curarlo.

La lesión original de Cazorla ocurrió el 10 de septiembre del 2013 durante un amistoso ante Chile en Ginebra, luego arrastró problemas consecutivos que nunca pudieron sanarse y que lo obligaron a infiltrarse regularmente para defender al Arsenal.

Cazorla tiene contrato hasta el final de temporada a mitad del 2018 y espera regresar a Inglaterra en enero del 2018, aunque no se impone plazos para un posible retorno al fútbol. El volante vive en un hotel en Salamanca donde se atiende con el fisioterapeuta de la Selección Española, a la espera de tener una oportunidad divina de regresar a la actividad.

Foto y video: Diario Marca

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

La Pizarra de RedGol junto al profe John Armijo