[Uno a Uno] Chile sacó la tarea con un Valdivia prendido de la mano de los históricos Vargas y Alexis

En un partido terrible, la Roja volvió a la victoria  y quedó tercera a falta de una fecha. Queda el partido con Brasil, donde si el bicampeón gana irá directo a Rusia 2018 y con un empate asegurará repechaje salvo una goleada de proporciones bíblicas de Paraguay a Venezuela que arranca en el 8-0. 

Claudio Bravo: Sólido cuando tuvo que responder, sobre todo en un misil de tiro libre de Michael Arroyo. Sobrio encuentro del capitán.

Mauricio Isla: Se mostró constantemente como opción por derecha en zona ofensiva, hasta “irresponsablemente” en el segundo tiempo cuando Chile tenía el triunfo en el bolsillo. Ahí le costó volver para cerrar a Romario Ibarra en la jugada del empate transitorio.

Gary Medel: Partió algo lento y por ahí se le coló Ayrton Preciado, pero luego se fue afirmando para aguantar al portentoso Roberto Ordóñez.

Gonzalo Jara: Arrancó bien, buscando en largo sobre todo a Eugenio Mena, luego falló por bajo, pero su jugada más lucida fue un gran cierre a Ordóñez cuando se había caído el Gato Silva. Fue a buscar el balón muy adelante y se descoordinó en la jugada que originó el empate transitorio de Ecuador.

Eugenio Mena: Comenzó con una buena presión alta, pero empezó a caer en faltas innecesarias que fueron peligrosas y se perdió un gol de la tranquilidad solo tras jugadón de Valdivia. Muy débil en la marca de Ordóñez en la acción donde salió el centro para el gol ecuatoriano.

Pedro Pablo Hernández: Venía algo tocado físicamente y se le notó en el arranque, donde no lograba ayudar a Eugenio Mena a cerrar ese callejón. Luego fue entrando en ritmo y aportó con algunas cosas interesantes en ofensiva, como ese buen cabezazo que le atrapó Banguera.

Francisco Silva: Tuvo buenas y malas. Pinchó un par de balones clave, se resbaló y propició una de mucho peligro y, en el segundo tiempo, se descolgó muchas veces de manera innecesaria cortando el equipo cuando Chile estaba ganando.

Arturo Vidal: Batalló, se conectó bien en ofensiva, fue solidario para buscar a un compañero en mejor posición creando buenas opciones de ataque. Se le fue un poco la onda tras la amarilla, porque es lógico que quería estar en un partido tan trascendental. Pero, pese a ello, se reconectó y con una fe única fue a apretar a Jacob Murillo tras la canchereada de Michael Arroyo, se la sacó limpiamente y tuvo la frialdad para pensar la jugada que puede marcar la diferencia entre ir o no ir a un Mundial.

Jorge Valdivia: Tras un comienzo algo impreciso, se conectó y terminó siendo arma fundamental. Gran pase gol a Edú Vargas tras pelea de Alexis en el suelo, dejó solo luego a Eugenio Mena y combinó bien con Arturo Vidal. Lo que se le pide a un enlace, que cree opciones de gol. Y lo hizo.

Alexis Sánchez: Mucho más conectado que hace un mes. Más inteligente para combinar, tuvo opciones, batalló como en la jugada que inició el primer gol de Chile y marcó con la cabeza fría el tanto del triunfo que puede tener una importancia impensada.

Eduardo Vargas: No la tocó ni se conectó mucho, pero marcó un muy buen gol y tuvo otra opción de gol donde desvió. Siempre será importante que esté cerca de las redes y “caliente” en esa faceta del juego.

(79’) Martín Rodríguez: Entró poco antes de un momento delicadísimo, por lo que se desdibujó todo y no entró mucho en juego.

(82’) Felipe Gutiérrez: Uno de los más resistidos fue parte de una jugada que puede ser clave. Se pudo llenar de gloria definiendo, pero su remate fue suficiente para que le quedara a Alexis. Bien en llegar a ofensiva rápido luego del apriete de Arturo Vidal a Jacob Murillo.

(90’+2) Érick Pulgar: Entró para quemar segundos y cerrar espacios y cumplió su cometido su ingreso.

DT Juan Antonio Pizzi: De entrada lo planteó bien, con el equipo posicionado en tres cuartos de cancha, compacto, combinando bien arriba para buscar espacios y Chile encontró merecidamente la ventaja y hasta mereció un segundo tanto para actuar más tranquilo. Pero Ecuador hizo ingresar a Carlos Garcés, otra referencia de área, se empezaron a abrir los centrales y la angustia comenzó a hacer mella. A la Roja se le perdió la pelota y el equipo se partió innecesariamente varias veces con el Gato Silva muy descolgado pese a que la ventaja estaba del lado del bicampeón de América. Por esos yerros llegó el empate ecuatoriano, pero, afortunadamente, apareció la garra y la fe para buscar esa jugada que puede marcar el ir o no a un Mundial.

RedGol recomienda

Más noticias de tu interés

RedGol recomienda

Revive #RedGolAlDia